Sidebar

Sin categoría
Tipografía

La seguridad, tema pendiente en Tijuana de todos los gobiernos

Tijuana.- Andrés Manuel López Obrador estará en Tijuana, calificada hace dos semanas como una de las ciudades más peligrosas del mundo, donde hace 25 años mataron a Luis Donaldo Colosio, con quien cenó dos días antes de aquel fatídico 23 de marzo de 1994.

El presidente de México, al dar la famosa conferencia mañanera este miércoles 27 de marzo de la presente semana en Tijuana, atraerá la atención nacional hacia esta ciudad de Baja California, donde el 2 de junio se elegirá a gobernador, alcaldes y Congreso Local.

Es obvio que el tema de seguridad será el eje central de la conferencia, tomando en cuenta que Tijuana es también el municipio con el mayor número de asesinatos en el país desde 2018; en este 2019 van más de 470, pues sólo en marzo ya son más de 100 homicidios.

Del plan de seguridad Tijuana, implementado por el gobierno de López Obrador desde febrero de este año, con la presencia de militares y federales, especialistas consideran que ha funcionado poco.
La presencia de López Obrador, hemos reiterado, traerá respaldo a los candidatos de MORENA, de cara al inicio de las campañas a gobernador, alcaldes y diputados locales.

En Baja California la popularidad y respaldo al presidente Andrés Manuel López Obrador es de alrededor del 75 por ciento, lo que ayuda en mucho a MORENA y sus candidatos. Pero se insiste, en el tema de seguridad en Baja California, principalmente en Tijuana, las acciones del gobierno federal han ayudado muy poco. Muchos retenes; poca efectividad de militares y federales, aunque es claro que no es culpa del gobierno de López Obrador que Tijuana sea la ciudad del país en donde más asesinatos van en este año y hubo en el 2018.

Lo que hace falta es coordinación del gobierno de Tijuana y gobierno del Estado con la Federación, por ejemplo, nunca vimos cuando el ingeniero Jaime Bonilla era superdelegado, una reunión de trabajo en el tema de seguridad con Francisco Vega de Lamadrid. Incluso hubo dimes y diretes entre ambos. Bonilla acusaba que “Kiko” Vega no asistía a las reuniones de seguridad, mientras el gobernador contestaba que él se coordinaba con el Ejército.

Hay presencia de todas las corporaciones policiacas y de militares en Tijuana, principalmente, pero la coordinación es mínima.