Sidebar

Internacional
Tipografía

El país nórdico ha reformado su ley sobre violencia sexual para que cualquier acto sexual sin consentimiento expreso será considerado violación. La norma entrará en vigor el 1 de julio y no se necesitará que haya habido violencia o amenazas para que se considere un delito.

La ley fue aprobada por 257 votos a favor y 38 en contra y modifica la legislación previa que indicaba que era necesario probar que el acusado había empleado la fuerza, hecho amenazas o que la víctima se encontraba en situación de vulnerabilidad -como por ejemplo, ebria- para poder obtener una condena por violación.

Esta nueva normativa entra en vigor el 1 de julio y determina que una persona debe consentir la actividad sexual con palabras o mediante  lenguaje corporal.

"La votación marca una gran victoria para las activistas por los derechos de las mujeres en Suecia, quienes han estado luchando incansablemente por esta modificación durante más de una década", dijo Anna Blus, investigadora de AI en un comunicado. "Sorprendentemente, este cambio en la ley convertirá a Suecia apenas en el décimo país en Europa en reconocer que el sexo sin consentimiento es una violación. La mayoría de los países europeos siguen definiendo la violación en base a la violencia física, la amenaza o la coerción", añadió.

El caso de la "manada"

Hace poco menos de un mes, la sentencia de un tribunal español, que condenó por abuso y no por agresión sexual a los cinco acusados de violar en grupo a una joven de 18 años durante las fiestas de Sanfermines en 2016 -caso conocido como "La Manada"-, provocó protestas multitudinarias en España.

El Código Penal español define el abuso como un atentado "contra la libertad o indemnidad sexual de otra persona" valiéndose de "superioridad manifiesta". La violación, delito con penas mayores, requiere la existencia de "intimidación y violencia", algo que los jueces descartaron en la sentencia.

"Victoria del feminismo"

Por su parte, Tomas Tobe, portavoz en temas de Justicia de los opositores conservadores en Suecia, dijo que su partido había votado a favor de la ley a pesar de algunas dudas. Una preocupación es que la ley "ponga demasiado el foco" en la víctima, dijo, a la hora de definir si las personas se comunicaron claramente si querían o no tener sexo.

De todas formas, dijo Tobe a la radio sueca, la nueva ley podría ayudar a cambiar actitudes. "Esta es una gran victoria feminista", dijo Annika Hirvonen Falk, de Los Verdes, socios del Gobierno de coalición de centroizquierda de Suecia.

El Gobierno sueco presentó la ley a pesar de que el consejo asesor de legislación, que estudia los borradores de ley, había indicado que con la legislación existente era suficiente.(dw.com)