Sidebar

Header Blog Banner
As soon as you open an account Bet365 will send you a 10 digit Offer Code via email. Receive Your £200 bet365 Welcome Promo Bonus plus £50 Mobile Promo

Sería un total despropósito pretender explicar en estos parágrafos los conceptos y diferencias entre ética, moralidad y “vida buena”. Me parece más interesante poner de relieve algunos ejemplos ciertos que se presentan cotidianamente en distintas latitudes del planeta. A partir de ellos, procurar una reflexión íntima del lector sobre las frecuentes disyuntivas que la realidad manifiesta sobre ética y moralidad.

Fue enfático y soberbio el embajador de México en Argentina, Fernando Castro Trenti, al responder a la pregunta de si existía rompimiento entre él y el ex candidato a la alcaldía de Tijuana, Rene Mendivil Acosta, al señalar que, solo hay rompimiento entre los iguales, pero nunca con los subordinados.

En su respuesta dejo en claro, que Mendivil Acosta siempre fue un colaborador, un trabajador que jamás llego al nivel y capacidad para igualarse y guardar el estatus de sociedad que se requiere para establecer acuerdos, pactos y alianzas.

El artículo 20, apartado B, fracción primera de nuestra Constitución, prevé que toda persona imputada, tiene derecho a que se presuma su inocencia, mientras no se declare su responsabilidad mediante sentencia emitida por el juez de la causa; esto quiere decir, que el gobernado no está obligado a probar la licitud de su conducta cuando se le impute la comisión de un delito, sino que es obligación de la autoridad competente, demostrar la responsabilidad del mismo.