Luis Miguel, el ídolo resucitado por la serie que hoy termina en Netflix

Entretenimiento
Tipografía

La serie de Netflix, escrita por Daniel Krauze, termina hoy. Detrás de ella, la carrera del cantante renacida como en sus primeros momentos de éxito. Se va la “luismiguelmanía” y quedan sus canciones y su prestancia.

Ciudad de México.- En 2012 se abrió la Arena México. Mucha gente, mucha ropa, pocos taxis y un lugar, en Azcapotzalco, un tanto lejano y tremendo.

La flamante Arena México, un imponente recinto “diseñado para que la gente pase un buen rato y se olvide de las tristezas y problemas”, según expresaba en el corte de listón su fundador, el también empresario televisivo Ricardo Salinas Pliego, recibió la música y la energía del cantante mexicano Luis Miguel.

La pantalla digital anunciada como la más grande del mundo, mostró a un artista que se acercaba peligrosamente a su decadencia y se alejaba de su florecer, tras 30 años de una carrera ininterrumpida en la que llegó a vender más 100 millones de discos y de más de una década sin ofrecer ninguna propuesta musical nueva.

A la gente no parecía importante la imagen de un artista transformado por la cosmética, bronceado excesivamente, con apósito capilar y visiblemente pasado de peso.

Luis Miguel parece ser su propia sombra y su trabajo en el escenario resultaba una parodia de sí mismo, aunque era su voz, verdadero prodigio de la naturaleza, la que no había pasado por ningún proceso de maquillaje y, por el contrario, conservaba la frescura y la afinación que lo convirtieron en uno de los intérpretes más importantes del cancionero latinoamericano.

Luego de la inauguración de la Arena México pasaron varios años en los que el artista comenzó a deber mucho dinero (entre ellos a Alejandro Fernández, a quien dejó plantado con la gira que iban a hacer juntos y, claro, ya había cobrado), a estar en los hospitales (con un misterio que aumentaban las sospechas) y ya se comenzaba a hablar claro de sus adicciones, a las drogas y al alcohol.

Sin embargo, desde el año pasado se comenzó a hablar de la serie por Netflix, en un trabajo que él mismo había autorizado y que por entonces no se sabía cuál iba a ser la llegada con el público.

Vamos a ver, la gente ya pasaba de Luis Miguel (48). No sólo se escuchaba otra música (como ese reggaetón del que siempre necesitamos hablar), sino que muchos de los fans ya estaban crecidos, le molestaban los problemas que presentaba el cantante, cuando ellos, sin ese talento y sin ese dinero, debían levantarse a trabajar todos los días.

Sin embargo, la serie inició el domingo 22 de abril y todo cambió.

Los espectadores comenzaron a hablar del programa escrito por Daniel Krauze y protagonizado por Diego Boneta y la carrera de Luis Miguel, su figura, sus canciones, todo ese poderío sobre el escenario, regresaron ante los ojos del público.

a serie sobre Luis Miguel comienza en Paraguay, en 1992, un hombre le dice que su padre está por morir en Madrid, él no dice nada y sale a cantar al escenario “Cuando calienta el sol”.

 “Luisito Rey” (1945-1992) marcó para siempre la vida de su hijo, no sólo enseñándole a ser cantante, sino a mentirle sobre el origen de su madre, la ex modelo italiana Marcela Basteri, y a engañarlo al comenzar su actividad profesional, cuando todo lo firmaba él.

Luis Miguel La Serie, escrita por Daniel Krauze y dirigida por Humberto Hinojosa, está contada a dos tiempos. Por un lado se ve al niño Izan Llunas (hijo de Marcos Llunas y nieto del cantante español Dyango) como Luis Miguel pequeño, dar sus primeros pasos en una carrera diseñada por el padre.

Por el otro, el cantante ya profesional, antes de los 18, viviendo sus primeros éxitos y que ve cómo el padre trata de controlar todo, hasta el noviazgo con la fotógrafa Mariana Yazbek, quien se aleja de él por intrigas del progenitor.

Diego Boneta está muy bien en el papel de Luis Miguel, pero el protagonista de este primer capítulo es el padre, encarnado por el actor español Óscar Jaenada.

El actor catalán, nacido en 1975, ha hecho ya de “Cantinflas” y ahora representa a un hombre manipulador, drogadicto, alcohólico y un poco celoso del éxito de su hijo.

Mientras Luis Miguel trata de ir separándose de su padre, su madre desaparece y él comienza a buscarla.

Basado en el libro del periodista español Javier León Herrera, Luis Mirey, la serie intenta mostrar el lado oscuro de la vida de un cantante que todavía hoy es llamado “El Sol de México” y lo mejor de todo esto que es Luis Miguel Gallego dejó trabajar a los guionistas y se mostró como nunca ante sus fans.

Los temas de Luismi, “El Sol de México”, volvieron a escucharse y canciones como “Culpable o no (miénteme como siempre)”, de Juan Carlos Calderón, se convirtió en uno de los más buscados en YouTube y sus reproducciones en Spotify tuvieron un aumento exponencial de un 4000 por ciento.

(SinEmbargo)