La Banda Sinfónica Juvenil del ISIC ofrece Pasaporte Musical 

Espectáculos
Tipografía

Ofrecieron música de diversos países en la Plazuela Obregón

La Banda Sinfónica Juvenil del Estado de Sinaloa, que dirige el Mtro. Baltazar Hernández Cano, condujo a los asistentes, paseantes y curiosos que merodeaban por la Plazuela Obregón, a un Pasaporte musical a través de las composiciones de autores de diversos países, este viernes al anochecer.

Lo anterior, dentro del programa del Instituto Sinaloense de Cultura, que se realiza cada dos viernes en la plazuela frente al Modular Inés Arredondo, donde los chicos de la Escuela Superior de Música del ISIC ofrecen una de las tres vertientes en que trabajan todo el año, junto con sus cinco galas anuales en el Teatro Pablo de Villavicencio y su participación en eventos cívicos y programas especiales.

El viaje inició en Rusia, con la Obertura 1812, de Piotr Ilich Tchaikovsky; continuó por la lejana China con la pieza Tres miniaturas chinas, que integran las melodías El viento, Sen Jin De Ma y Canción de amor, de Robert Pager. Continuaron por Cuba, con el jacarandoso Mambo No. 5, de Dámaso Pérez Prado, y luego España Cañí, de Pascual Marquina, como representativa de la Madre Patria.

Siguió con un paseo por el espacio sideral con dos piezas de la suite Los planetas de Gustav Holst: Marte y Júpiter; de Inglaterra, tocaron la Primera suite militar, también de Gustav Holst, y siguieron por Hungría con las Danzas húngaras No. 5 y No. 6, de Johannes Brahms.

El cierre fue en grande con el Concerto americana, de John Cacavás, de Estados Unidos, y la Danza bacanal (Tercer acto de la ópera Sansón y Dalila), de Camille Saint-Saëns, de Francia.

La Banda Sinfónica Juvenil del Estado de Sinaloa, es una de las agrupaciones artísticas más emblemáticas del Instituto Sinaloense de Cultura pues dio forma y sustento a su creación.