Granaderos: la historia de represión que llega a su fin

Mexico
Tipografía

Desde su origen, el inicio del movimiento estudiantil y la petición de desaparición del cuerpo en el 68, hasta el último acto de abuso de poder

Este martes, Claudia Sheinbaum, jefa de gobierno capitalino, afirmó que ordenará la desaparición del cuerpo de granaderos, uno de los símbolos de la represión del movimiento estudiantil del 68.

A continuación te contamos desde el origen, hasta el último acto de abuso de poder por parte de este agrupamiento.

Origen

El Manual de Organización de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal, publicado en 2008, señala que el Agrupamiento Granaderos se formó en el año de 1939, cuando era regente del Distrito Federal, José Siurob, y como presidente de México, Lázaro Cárdenas del Río.

Nueve años después se incorporó a la Policía Preventiva, de acuerdo con el Manual.

En la década de los sesenta, la compañía de granaderos contaba con 240 policías. Aparte de los 4,380 policías con los que se contaba.

Para 1967, ya existían 6 mil policías. Pero, luego de los acontecimientos del 68, aumentó a 10 mil la cifra, además de que se adquieren modernos equipos, entre ellos diez unidades antimotines.

¿Por qué pedían su desaparición en el 68?

Todo comenzó el 23 de julio, cuando dos pandillas de preparatorianos comenzaron una pelea en el centro de México, la cual fue brutalmente reprimida por este agrupamiento.

Los policías golpearon a decenas de estudiantes y personas que sólo atestiguaban el enfrentamiento. A los que huían, los persiguieron hasta adentro de las escuelas donde buscaban refugio para golpearlos.

Cuatro días después, estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del Instituto Politécnico Nacional (IPN), y también se sumaron miembros del Partido Comunista Mexicano, marcharon contra la violencia policial.

Sin embargo, esta marcha fue duramente reprimida nuevamente por los granaderos. A partir de ese momento, distintas universidades del país se declararon en huelga.

Fue entonces que conformaron, el 4 de agosto de 1968, el pliego petitorio donde se pedía, en el punto número tres, la desaparición del Cuerpo de Granaderos.

El objetivo de pedir su desaparición, además de la destitución de jefes policíacos y el deslinde de responsabilidades en los hechos; era que se pudiera señalar a los responsables de las golpizas, desapariciones y muertes que sufrieron estudiantes.

El 8 de agosto, el Consejo Nacional de Huelga (CNH) se formó y puso como estandarte el pliego petitorio.

La importancia del pliego petitorio

El documento creado en 1968 es un antecedente de diversas luchas por los derechos humanos en México, que tomarían fuerza años después.

Gracias a los movimientos sociales, el 13 de febrero de 1989 se creó la Dirección General de Derechos Humanos, al interior de la Secretaría de Gobernación.

Y un año más tarde, se creó, por decreto presidencial, la Comisión Nacional de Derechos Humanos, organismo desconcentrado del control gubernamental.

¿Cuál es su función?

De acuerdo a la página web de la Secretaría de Seguridad Pública de la capital del país, el objetivo del Agrupamiento Granaderos, conformado por 6 mil elementos, es "preservar el orden público y dar seguridad a la ciudadanía".

Cuenta con los elementos necesarios para responder a cualquier contingencia, participando dentro del marco legal y respetando siempre las Garantías Constitucionales en el control de multitudes".
Dentro de sus funciones es proporcionar seguridad y vigilancia a sectores como bancos, reclusorios, tesorerías, pagadurías, sedes gubernamentales, patrullaje con equipos de trabajo, diligencias de lanzamiento, eventos deportivos y desalojos, de acuerdo con la SSP-CDMX.

Entre otras tareas se encuentra apoyar con banda de guerra y escolta en izamientos de bandera y vigilar el 12 de diciembre en la Basílica de Guadalupe, Semana Santa y Día de Muertos.

San Juanico

El último hecho violento protagonizado por el Agrupamiento Granaderos es el de San Ixhuatepec, en Tlalnepantla.

Vecinos denunciaron que decenas de policías y granaderos entraron a la zona para realizar un operativo para encontrar a presuntos agresores de una patrulla de Tlalnepantla de Baz.

Los oficiales comenzaron a golpear y echar balas al aire, sin razón de ser. Un video muestra cómo patearon a uno de los vecinos hasta dejarlo inconsciente en medio de la calle.

Testimonios narraron cómo los granaderos destrozaron parabrisas de vehículos y negocios de venta, además de apedrear ventanas.

La Comisión de Derechos Humanos del Estado de México, denunció que hubo un "abuso de autoridad por el desproporcionado uso de la fuerza" que se utilizó en el poblado de San Juan Ixhuatepec, por parte de policías capitalinos.

Con información de LSR