“No quiero un trío, no es una moda y tampoco soy promiscuo”

Mexico
Tipografía

El 28 de junio se celebra el Día del Orgullo, una fecha para sacar del armario los mitos que aún persisten sobre la bisexualidad, una orientación invisible.

"Cuando salí del armario, la respuesta de mi entorno fue diversa y sorprendente. Mis amigos heterosexuales me plantearon si era una fase. Los allegados homosexuales me cuestionaron diciendo que no había aceptado todavía que era lesbiana". Quien habla así es Violeta (nombre ficticio), una joven bisexual que charla con Hipertextual con motivo del Día del Orgullo LGTB.

La bisexualidad sigue siendo uno de los temas pendientes del colectivo. Esta orientación sexual se define por "la atracción sexual, emocional y/o romántica hacia personas de más de un género y/o sexo, no necesariamente al mismo tiempo, de la misma manera ni con la misma intensidad". "Pero eso no significa que tenga el doble de oportunidades o que me quiera tirar a todo lo que se mueve", dice Violeta. Afirmaciones como ésta denotan la bifobia que sufren estas personas, un rechazo doble al no ser únicamente un tipo de LGTBfobia, sino también por originarse dentro del propio colectivo de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales.

Año de la Visibilidad Bisexual en la Diversidad

"No es que esté confusa, sino que me pueden atraer y me puedo enamorar de personas de ambos sexos. Pero no me da igual la carne o el pescado, como se suele repetir por ahí de forma despectiva", señala la joven. La discriminación de las personas bisexuales es una preocupación también en España, donde entidades como la FELGTB y COGAM conmemoran 2016 como Año de la Bisexualidad, con el fin de informar, desterrar conceptos erróneos y, sobre todo, dar visibilidad.

"Me han llegado a plantear si mi bisexualidad es fruto de una relación traumática con un hombre. O si por tener esa orientación sexual soy más promiscua", lamenta Violeta. La estigmatización de los bisexuales no sólo conlleva su discriminación, sino también a relacionar esta orientación sexual con prácticas que poco o nada tienen que ver con ella. "No me tiene por qué gustar el sexo en grupo. Ni por el hecho de estar con mi pareja (mujer), quiero plantearme hacer un trío", señala Violeta repasando algunas de las afirmaciones que ha llegado a escuchar. La FELGTB enumera diversos ejemplos de bifobia en su página web. Entre otros, destaca la negación de la existencia de esta orientación sexual, su consideración como una "fase" o "confusión" y la definición a partir de la homosexualidad o la heterosexualidad.

A pesar del fuerte crecimiento de la homofobia en países como España, la lucha de los colectivos LGTB ha logrado grandes avances en los derechos de las parejas homosexuales. Pero aún queda mucho camino por recorrer. Dar información veraz y visibilizar la bisexualidad o la transexualidad, otra de las orientaciones históricamente discriminadas, es una de las principales reivindicaciones del Orgullo, que se celebra hoy 28 de junio en todo el mundo. Una de las personas que han dado un paso adelante dando a conocer su bisexualidad es la youtuber Dulceida, que explicó en un vídeo con más de un millón de reproducciones que mantenía una relación con otra chica.

"Las personas bisexuales pueden sufrir homofobia al ser identificadas como homosexuales y también bifobia al ser invisibilizadas o consideradas homosexuales armarizadas", comentó Amanda Rodríguez, portavoz de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales, con motivo del 17 de mayo, Día Internacional contra la Homofobia, Transfobia y Bifobia. Desde la organización, referente del colectivo LGTB en España, sostienen que "la bifobia que sufren las mujeres y los hombres bisexuales es fruto tanto del desconocimiento de su existencia como de los estereotipos que todavía presenta". Casos como el de Violeta no son episodios aislados, sino que muestran la ignorancia que existe hoy en día con respecto a esta orientación sexual.

En el Decálogo del Año de la Visibilidad Bisexual en la Diversidad elaborado por la FELGTB, también rechazan el mito de que "todos nacemos bisexuales". La razón es que, a su juicio, este tipo de pensamientos invisibiliza la realidad bisexual tanto como negar su existencia, ya que resta importancia a las necesidades específicas de las personas bisexuales. Por miedo a estos prejuicios, los bisexuales salen menos del armario que las personas homosexuales en su ambiente familiar y laboral. Es lo que ha llevado a definir a esta sexualidad como "invisible", "excluida" o "silenciosa".

Entre las reivindicaciones que se escucharán durante la celebración del Orgullo de 2016, destacan la petición de una Ley de Igualdad LGTBI o la despenalización universal de cualquier orientación sexual o identidad de género. Según datos de Amnistía Internacional, 73 estados y territorios castigan con la pena de muerte las relaciones sexuales consentidas entre personas del mismo sexo. Combatir cualquier tipo de LGTBfobia, también la que afecta a los bisexuales, sigue siendo una lucha por la igualdad. Tanto sendero recorrido y tanto camino por andar todavía...

Con información de Hipertextual.