Trágico desenlace para mujer de California desaparecida en Tijuana

Mexico
Tipografía

La desaparición de una joven madre residente de California y su hija de 3 años terminó con un trágico desenlace luego que las autoridades mexicanas encontraron a la mujer muerta en Tijuana.

Según la policía de Santa Ana, Mónica Tapia Alvarado, de 29 años, viajó el 7 de diciembre a la ciudad mexicana y dejó a su hija bajo el cuidado de su novio. Dos semanas después, regresó por la niña y supuestamente fue entonces violentamente asesinada.

Fábrica de plásticos se incendia en Tijuana
Su familia la reportó como desaparecida el día de Navidad ante la policía de Santa Ana y las autoridades mexicanas la encontraron muerta el pasado sábado.

Autoridades indicaron que la víctima fue encontrada muerta en una habitación. “Tenía moretones en toda la cara, estaba hinchada y deformada”, contó Mario Peñaloza Bustos, tío de la víctima.

“Ella [Mónica] duró como unos cuatro o cinco días ahí [en la habitación en Tijuana]”, agregó el tío.

Oscar Alvarado, hermano de Mónica, viajó desde Santa Ana a Tijuana para identificar el cuerpo. “Tenía el cuerpo deformado. [Las autoridades mexicanas] me dijeron que si tenía tatuajes, les dije que sí, que tenía tatuajes de la Santa Muerte”, dijo el hermano.

Arrestan a sospechosos de matar a dos migrantes
En un video grabado por familiares en el presunto lugar del crimen, se mostraba un cuchillo. “Allí estaba el cuchillo, todo embarrado de sangre, un cuchillo grande”, dijo Bustos, el tío de la víctima.

La policía de Santa Ana identificó al presunto asesino como Alexis Jesús Alanis,  novio de la víctima y convicto por un delito. “Dicen que fue deportado por robo a mano armada”, señaló Patricia Bautista, amiga.

“Ella creo lo conoció por Facebook y se encontró con él en Tijuana y lo visitaba”, agregó Bautista.

Tras la muerte de Mónica, el hombre presuntamente huyó con la hija de la víctima y fue arrestado y acusado el lunes en México por el asesinato.


La niña se encontraba a salvo y ya se reencontró con su familia en Santa Ana. “Teníamos miedo que fuera a matar a la niña chiquita también”, dijo el tío de Mónica.

La familia de la joven madre pretende repatriar sus restos al Condado Orange.

Con información de Telemundo