Hay investigaciones en curso sobre software en gasolineras: Segob

Mexico
Tipografía

El subsecretario de Gobernación aseguró que ya tienen información sobre el programa usado para maquillar las ventas de combustibles en gasolineras; agregó que las indagatorias están en curso y se darán a conocer los resultados.

El subsecretario de Gobernación, Zoé Robledo, reconoció que hay información y se está investigando a empresas que usan software que altera los controles volumétricos que se envían a Petróleos Mexicanos (Pemex) y al Sistema de Administración Tributaria (SAT), dijo que las indagatorias están en curso y en su momento se darán a conocer nombre de personas y empresas.

En entrevista posterior a su participación en la reunión plenaria de la fracción de Morena en la Cámara de Diputados y a pregunta directa sobre si el gobierno está investigando el uso de estos programas informáticos, el funcionario señaló que hay información, pero se debe ser cauteloso para no entorpecer las indagatorias. 

“Yo creo que cada día cuando hay más revelaciones como lo de Azcapotzalco que ocurrió ayer, o lo que ocurrió en Guanajuato, tenemos que ser cuidadosos de algo, que cuando haya una evidencia, de un acto de corrupción o de un involucramiento de instituciones con quienes se dedican a esta actividad ilícita, tenemos que ser muy claros y firmes”, señaló.

Añadió que lo importante es sancionar este tipo de delitos que dijo, causan tanto daño a las finanzas del país.

“Lo importante es que no quede impune, entonces todos esos datos los tiene no solamente Pemex sino las autoridades de seguridad y cuando tengan los nombres y cuando tengan el caso hecho y listo para actuar, lo darán a conocer”, sostuvo.

¿Pero sí hay información sobre el caso?
“Sí, sí hay información”, recalcó.

Lo anterior, luego de que MILENIO dio a conocer que algunas gasolineras utilizan un software conocido como El Rastrillo que es la puerta de entrada a una mina de oro ilegal. Este programa pirata es la piedra angular sobre la que se sostiene un esquema de fraude cibernético que ha permitido a numerosas estaciones de servicio del país vender huachicol y engañar a Pemex, a Profeco y al SAT.

Con información de Fernando Damián Milenio