La venta de autos caerá hasta 30% por regularización de autos ‘chocolate’

Mexico
Tipografía

La legalización de los vehículos de importación ilegal junto con una baja en la colocación de unidades a crédito llevarán a la industria a tener su peor desempeño en cinco años.

La regularización de los vehículos de importación ilegal provenientes de Estados Unidos, conocidos como autos ‘chocolate’, provocarán una caída en las ventas de entre 20% y 30% entre 2019 y 2020, lo que implica un riesgo de pérdida de empleos y disminución de la inversión, advirtió Guillermo Rosales, director adjunto de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA).

El representante del gremio automotriz indicó que la importación de vehículos no cumple los requisitos del actual Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) ni las reglas del Servicio de Administración Tributaria (SAT), lo que se suma a otros elementos que incidirán en una caída en ventas al cierre de 2019 de 6.5%, la peor cifra desde 2014.

“Reitero el llamado al gobierno de Andrés Manuel López Obrador para que bajo ninguna circunstancia ceda a la presión de regularizar los vehículos chocolate. Desafortunadamente estas presiones continúan del lado de políticos –sobre todo en la frontera–, como es el caso del gobernador de Baja California, Jaime Bonilla, quien está llamado a la regularización de vehículos ilegales”, dijo Rosales en conferencia de prensa.

El presidente López Obrador ha informado que se está trabajando con el SAT, la Secretaría de Economía y de Hacienda para crear un plan de regularización de vehículos ‘chocolate’. Esto ha desatado el temor del sector debido a que en 2005 se dio una medida similar, lo que llevó a la industria a registrar una caída de 30%, y a que se vendieran más vehículos irregulares que nuevos.

“No podemos repetir los errores del pasado ni aspirar a condenar una rama pujante como la economía nacional a una caída superior a lo que hemos venido registrando en los últimos dos años. Confiamos en que no habrá regularización de vehículos chuecos”, enfatizó Rosales.

A la industria le llueve sobre mojado

El directivo consideró que a los autos ‘chocolate’ se suman presiones como la desaceleración de empleos, y un freno en la autorización de créditos automotrices, producto de mayores limitantes para la capacidad de endeudamiento de los consumidores.

Un indicador de esto es la disminución de 8.1% en el número de unidades adquiridas a crédito en los primeros cinco meses del año, lo que equivale a 32,021 unidades menos.

En lo que va del año, 68.1% de las unidades vendidas se ha colocado a crédito, una proporción inferior al indicador de 70.2% visto en 2018, el más alto del que se tenga registro.

Este escenario significa un año de retraso en la fase de estabilización en las ventas.

“Hace un año estimábamos que se podía contener la caída del mercado estabilizándose en un horizonte de dos a tres años con 1.4 millones de unidades vendidas, pero estimamos que sea hasta un año después, hasta el primer semestre de 2020, que se estabilice sobre una línea de 1.3 millones de unidades”, concluyó Rosales.

Con información de Expansión