México gasta casi dos MDP por traslado de Evo Morales

Mexico
Tipografía

La Sedena detalla que recursos se destinaron a la recarga de combustible y al pago de servicios aeroportuarios

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) informó que el costo para la dependencia para traer a México por orden presidencial desde Bolivia al exmandatario de ese país Evo Morales Ayma —tras haber renunciado a la presidencia en lo que él ha considerado como un golpe de Estado— fue de casi dos millones de pesos.

En respuesta a una solicitud de información de transparencia hecha por un particular, el Estado Mayor de la Defensa Nacional, la Comandancia de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) y la Dirección General de Administración de la secretaría detallaron que los gastos realizados derivaron de la recarga de combustible y del pago de servicios aeroportuarios en las naciones donde el avión aterrizó en su periplo para traer a territorio nacional al expresidente.

Los organismos castrenses indicaron que por la recarga de turbosina del aeronave marca Gulfstream, modelo G550, con matrícula XC-LOK y número de registro FAM3916 en los aeropuertos internacionales de Lima, Perú; de Asunción, Paraguay, así como en la Ciudad de México se pagaron un millón 395 mil 173.78 pesos.

Mientras que por los servicios aeroportuarios en ambas urbes sudamericanas se desembolsaron 476 mil 522 pesos, por lo que el total de lo erogado por estos dos conceptos fue de un millón 871 mil 696 pesos.

El pasado 11 de noviembre, por instrucciones del Presidente Andrés Manuel López Obrador —quien le había concedido asilo político a Morales Ayma—, el avión de la Fuerza Aérea Mexicana partió rumbo a Bolivia para recoger al exmandatario; sin embargo, la tripulación presentó varias dificultades para cumplir con la encomienda, debido a que hubo negativa de los gobiernos de Perú, Ecuador y de la Fuerza Armada de Bolivia para poder cruzar su espacio aéreo.

Luego de varias horas, y después de diversas gestiones diplomáticas, y con el apoyo de Paraguay y Brasil, el avión militar pudo traer a Evo Morales a territorio mexicano, donde fue recibido por el canciller Marcelo Ebrard en el Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la Ciudad de México.

El 12 de diciembre, luego de anunciar su llegada a Argentina tras haber estado en Cuba, el exmandatario de Bolivia agradeció a López Obrador por darle asilo político durante casi un mes y por "salvarle la vida".

En su cuenta de Twitter, indicó que cuando llegó al país estaba triste y destrozado, luego de abandonar su nación por las presiones ante las irregularidades en las elecciones presidenciales del pasado 20 de octubre.

Información reservada
El domingo se dio a conocer que el Ejército mexicano clasificó como información reservada por un periodo de cinco años la bitácora de viaje que realizó el avión de la Fuerza Aérea Mexicana que se trasladó a Bolivia para traer a territorio nacional al expresidente de esa nación.

Será hasta el 11 de diciembre de 2024; es decir, casi dos semanas después de que haya finalizado el gobierno de López Obrador, que este documento podrá ser consultada públicamente.

También se reveló que el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) —antecesor del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen)— calificó como información reservada hasta 2028 todos los datos y expedientes que el organismo guarda sobre el líder indígena.

Indicó que la difusión de la información sobre el expresidente boliviano otorgaría herramientas de análisis para evaluar fortalezas del gobierno federal en general y en particular del propio CNI.

"La información contenida en los documentos podría ser utilizada para realizar actos tendientes a reconfigurar organizaciones, mutar sus procedimientos de operación, encubrir nuevas formas de comportamiento, de manera que pudiera entorpecer o impedir la realización de operaciones de inteligencia o contrainteligencia", aseveró el CNI.

Señaló que los datos que contienen los reportes sobre Evo Morales Ayma daría a otras potencias información sobre los temas de interés y seguimiento de México en materia geopolítica, con el sólo hecho de conocer las temáticas que son de interés del Estado en el exterior.

Con información de el Informador.