16 mil pesos de 'apoyo' a familia de Gabriela Gómez, murió en atentado contra García Harfuch

Mexico
Tipografía

Maximino Jiménez, familiar de Gabriela Gómez, dijo que las autoridades de la Ciudad de México solo les habían dado 10,000 pesos de apoyo y que incluso les comentaron que “Ellos no tenían una varita mágica para darles cierta cantidad de dinero”

El gobierno de la Ciudad de México y del Estado de México solo apoyaron con 16,000 pesos a la familia de Gabriela Gómez Cervantes, de 26 años, quien murió durante el atentado contra el titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México (SSC), Omar García Harfuch.

Gabriela vivía en el municipio de Xalatlaco, en el Estado de México, y el 26 de junio cuando se dirigía en un auto Aveo junto con su hermana Tanía y su esposo José García Soto a la estación del Metro Auditorio para vender quesadillas, tuvo la mala fortuna de que una bala que iba contra García Harfuch le arrebatara la vida.

Gabriela Gómez Cervantes dejó huérfanas a dos niñas de nueve y tres años, quienes ahora se quedan en una complicada situación económica. En una entrevista con Animal Político Rosa Gómez, hermana de la víctima, explicó por la cuarentena la habían pasado mal, “Con esto que está pasando de la pandemia a nosotros nos habían descansado. Íbamos empezando apenas y ahorita nos pasa esto. No tenemos dinero ni nada de esto. Necesitamos que nos apoyen”.

En entrevista con el diario El Financiero, Maximino Jiménez, familiar de Gabriela Gómez, dijo que las autoridades de la Ciudad de México solo les habían dado 10,000 pesos de apoyo y que incluso les comentaron que “Ellos no tenían una varita mágica para darles cierta cantidad de dinero”.

También explicó que el dinero se lo entregaron a José García, esposo de la finada, y que los gastos de la funeraria fueron cubiertos por las autoridades de la CDMX. Asimismo declaró que recibieron 6 mil pesos de parte de las autoridades del Estado de México, ese apoyo fue entregado a Tania quien resultó herida durante el atentado.

Maximino Jiménez pidió más ayuda para los afectados, “La verdad con lo que nos dieron pues, ahorita con lo de la pandemia, pues no se ha podido trabajar, era la primera semana que ellos trabajaban”.

En entrevista con la Agencia EFE el mismo hombre se refería así del apoyo económico que le habían dado al esposo de Gabriela, “¿A poco vale 10,000 pesos una muerte y dos huérfanas?”, y agregó, “Que indemnicen como corresponde. No pedimos las perlas de la virgen, sino becas para las niñas huérfanas y que se les recupere un automóvil similar al que tenían porque el suyo quedó destruido”.

El 28 de junio se llevó a cabo el funeral de Gabriela Gómez Cervantes en el municipio de Xalatlaco al que acudieron unas 350 personas siguiendo los protocolos sanitarios.

Ese mismo día, la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas de la Ciudad de México (CEAVI) emitió un comunicado en el que mencionan que, “En el momento oportuno, ante el duelo por la pérdida que embarga a la familia, en coordinación con la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México, se garantizará la reparación integral del daño, conforme a las facultades legales de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas de la Ciudad de México, en términos de la Ley de Víctimas para la Ciudad de México en vigor”.

Información de la Vanguardia.