El matrimonio gay enfrenta a EPN, débil, con un enemigo que juega a Dios, diablo y política: la Iglesia

Mexico
Tipografía

La propuesta del matrimonio gay del Presidente Enrique Peña Nieto ha despertado posturas encontradas, en medio de una crisis en la que el mandatario lucha por incrementar sus niveles de aceptación, en su punto más bajo hoy. 

Grupos que se dicen a favor del matrimonio hombre-mujer, con el respaldo de la Iglesia Católica, han anunciado marchas el próximo mes, mientras impulsores de los derechos de la comunidad LGBTTI encuentran incoherencias en el apoyo del PRI a la propuesta. Especialistas aseguran que la situación ha terminado por desgastar la relación entre el Estado y la Iglesia. La Arquidiócesis de México asegura que la iniciativa presidencial perjudicó al PRI en las elecciones del 5 de junio.

¿Hasta qué punto la iglesia ha incidido en la política?

El 17 de mayo el Presidente Enrique Peña Nieto firmó una iniciativa para aprobar el matrimonio entre personas del mismo sexo a nivel constitucional. A esa iniciativa atribuye la Iglesia Católica el fracaso del PRI en las elecciones de junio pasado, y a la que la oposición considera una propuesta oportunista que ni el mismo Partido Revolucionario Institucional, el partido del presidente, apoyará el Congreso.

César Camacho Quiroz y Emilio Gamboa Patrón, jefes del bloque tricolor en la Cámara de Diputados y en el Senado, respectivamente,  han expresado en la antesala del próximo periodo de sesiones que la iniciativa no es prioritaria.

Esas declaraciones,  a los ojos del Partido Acción Nacional, uno de los partidos conservadores del país, demuestran un uso demagógico la propuesta presidencial, de acuerdo con el Diputado federal del PAN, Jorge López Martín, uno de los voceros de la bancada.

El PAN, en alianza con el Partido de la Revolución Democrática (PRD), ganó la gubernatura de varios estados priístas en los recientes comicios del 5 de junio, entre ellos Veracruz, Tamaulipas, Chihuahua, Quintana Roo y Durango.

El PRI se llevó cinco de las 12 gubernaturas en juego. Un resultado que no pasó desapercibido para la Iglesia, que resaltó una semana después de las elecciones que la sociedad  hizo un “voto de castigo”, inconforme por las propuestas de  Peña Nieto y su partido, a las que calificó de destructivas e inmorales, a través del editorial del semanario “Desde la fe”, una publicación de la Arquidiócesis Primada de México.

El portavoz de la Arquidiócesis, Hugo Valdemar Romero, argumentó que hay datos de una encuesta de El Universal detrás de las afirmaciones de que hubo un voto de castigo contra el PRI. No obstante, opinó que los malos resultados para el tricolor no sólo se deben a la propuesta sobre el matrimonio gay.

“Valga la figura de que fue un cóctel de elementos el que llevó a la debacle al PRI. La corrupción de los Gobernadores, la delincuencia, y entre otras, la propuesta presidencial que es rechazada por la inmensa mayoría de las familias mexicanas, que entienden que este tipo de legislación atenta contra la manera en que nosotros hemos venido considerando y salvaguardando a la familia”, dijo.

El editorial ha levantado suspicacias sobre la injerencia de la Iglesia en el terreno político durante las pasadas elecciones, de acuerdo con el ex cura Alberto Athié Gallo, quien renunció a su ministerio tras destapar una serie de casos de pederastia en la Iglesia y se ha caracterizado por tener una posición crítica contra la institución eclesiástica.

“O sea, significa que de alguna manera la Arquidiócesis de México, y a lo mejor otras diócesis, estuvieron buscando la manera de que las personas en sus estados o municipios no votaran por el PRI”, opinó Athié.

La justificación de los malos resultados electorales por culpa de la propuesta presidencial también ha abonado al discurso de odio contra la población lésbico, gay, bisexual, transexual, travesti, transgénero e intersexual (LGBTTI), consideró Jaime López Vela, fundador de la asociación LGBT y Diputado suplente por el partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en la realización de la próxima Constitución de la Ciudad de México.

En este sentido, la comunidad LGBTTI es usada por la Iglesia como alguien a quien culpar en un tema electoral, cuando en realidad, el Gobierno priista perdió por la incompetencia que ha tenido para atender temas de corrupción y violencia, dijo.

DISCRIMINACIÓN ABIERTA

El ex sacerdote Alberto Athié expresó que la institución eclesiástica se ha mostrado abiertamente en contra de la homosexualidad pese a que en su seno hay obispos gays.

“Dentro de la Arquidiócesis de México sabemos que hay sacerdotes homosexuales, que practican su homosexualidad y el Cardenal Rivera sabe que lo hacen. De lo único que se abstienen es de decirlo públicamente”, expuso Athié.

Esta declaración abierta de la preferencia sexual aún es un tabú en la institución eclesiástica. Una condición que no se puede expresar abiertamente sin sufrir algún tipo de represalia, agregó.

Uno de los casos, según Athié, ocurrió cuando el sacerdote y director de la Comisión de Cultura de la Arquidiócesis Álvaro Lozano Platanoff, pidió tolerancia para la población LGBTTI, en un encuentro con manifestantes por los derechos de la diversidad sexual en la sede de la curia del Arzobispado de México, el 22 de agosto, en la Ciudad de México.  Y después salió la Iglesia a deslindarse del diálogo ofrecido por Lozano. Posición que se mantiene a la fecha.

El portavoz de la Iglesia Hugo Valdemar expuso que si bien el padre Lozano simplemente se limitó a hablar con ellos, la reacción de la Arquidiócesis vino porque él no contaba con la representatividad para hablar con el Cardenal Norberto Rivera.

MARCHAS POR FAMILIA NATURAL

Asociaciones pertenecientes al Frente Nacional por la Familia que contaron con el apoyo de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) a través de una misiva, anunciaron dos manifestaciones a favor de la familia natural, que estaría encabezada, desde su punto de vista, por un hombre y una mujer.

Valdemar Romero expuso que la Iglesia apoyó el movimiento porque el matrimonio gay es un “falso derecho”: “El matrimonio no sólo es una unión sentimental, sino que cumple una función social, como lo es la generación de la misma sociedad”. Algo que debería ser defendido por el Estado, ya que las parejas homosexuales no pueden procrear, dijo.

El profesor del Colegio de México Roberto Blancarte Pimentel expuso que el espaldarazo del CEM a los manifestantes es una clara intervención de la Iglesia en el ámbito político, según su interpretación del artículo 130 de la Constitución. Y en este caso, habría que medir los alcances que han tenido los criterios ya aprobados por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) sobre el matrimonio igualitario, la cual en junio de del 2015 reiteró su constitucionalidad, que quedo asentada en la jurisprudencia 43/2015 de su Primera Sala.

RELACIÓN PEÑA Y LA IGLESIA

La propuesta del matrimonio igualitario es sólo la última aspereza de una larga lista de desencuentros del Presidente Enrique Peña Nieto con la Iglesia Católica. De acuerdo con Blancarte Pimentel, el ex Presidente del CEM Carlos Aguilar Retes había sido un “consentido” de Peña Nieto, y  una vez  que salió de su cargo, la relación entre el Estado y la Iglesia empezó a sumar desencuentros.

Con la elección de Francisco Robles Ortega a la presidencia del CEM desde el 2013, la distancia inició.  “Creo que Robles, con justa razón, trató de mantener una cierta autonomía y, sobre todo, mantener una distancia respecto al poder político. A través de exigir y hablar de una serie de temas en los que fueron más críticos. Por ejemplo,  la pobreza, injusticia social”.

 

MÁS ALLÁ DEL PRI

El Diputado Jorge Álvarez Máynez, del Partido Movimiento Ciudadano,  ha dicho que este es un tema que debería ir más allá de las ambiciones electorales y que el Estado por fin debiera reconocer los derechos de esta población. Hasta ahora el matrimonio igualitario ha sido aprobado en 12 estados de la República a través de sus códigos civil.

Puede  que la propia inercia de los criterios fijados por la SCJN hagan que el matrimonio igualitario se expanda por el resto del país. O así lo cree el Senador del Sol Azteca Miguel Barbosa Huerta. “Así como está, el tema de matrimonios igualitarios está resuelto. Cualquier pareja homoparental de cualquier estado de la República a la que se niegue el derecho de contraer matrimonio, podrá promover juicio de amparo y a través de ello conseguirá el ejercicio de ese derecho”, dijo la semana pasada en una conferencia. Por lo que el PRD prevé hacer una propuesta propia sobre el tema.

Con información de Sin Embargo.