Cancillería pide a EU investigar muerte de mexicanos en San Diego

Mexico
Tipografía

El consulado de México en San Diego informó que dos mexicanos murieron en incidentes en los que participaron agentes migratorios y policías, por lo que pidió una investigación

El gobierno mexicano, a través de su consulado en San Diego, solicitó a las autoridades de Estados Unidos que se investigue de manera expedita, imparcial y transparente la muerte, en distintos hechos, de dos connacionales a manos de agentes migratorios y de la policía de la ciudad fronteriza.

Mediante un comunicado emitido anoche por el Consulado General de México en San Diego, se informó que dos mexicanos perdieron la vida en incidentes con elementos policiales.

El primero ocurrió el pasado 19 de octubre, cuando el mexicano José Alfredo Castro Gutiérrez murió víctima de un ataque con policías de San Diego; el segundo, del que no se dio su nombre, murió en un hecho en el que está involucrado personal de la Patrulla Fronteriza.

El consulado informó que en ambos casos, el gobierno de México ha solicitado las investigaciones correspondientes “para esclarecer los hechos y deslindar responsabilidades”.

Y agregó que con base en la información que las autoridades estadunidenses proporcionen, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) tomará las medidas diplomáticas y jurídicas correspondientes “en defensa de nuestros connacionales”.

El director para América del Norte de la cancillería, Roberto Velasco, señaló anoche a través de su cuenta de Twitter que el gobierno de nuestro país “ha solicitado investigaciones expeditas, transparentes e imparciales para esclarecer muertes de dos ciudadanos mexicanos. Se tomarán las medidas a nuestro alcance en la defensa de nuestros connacionales”.

De acuerdo con medios de San Diego, José Alfredo Castro Gutiérrez, de 39 años, falleció la madrugada del lunes 19 de octubre luego de que oficiales respondieron a un reporte de disturbios en una residencia en la comunidad de Mountain View.

El hombre, quien era un invitado en dicha casa, había cortado una barra de metal y rompió ventanas en el domicilio. Testigos lo describieron como paranoico, uno de los vecinos llamó al 911 y reportó que se escuchaba como si estuvieran “torturando” a alguien.

Ante ello, los oficiales contaban con refuerzos caninos y tenían listas opciones no letales para neutralizarlo, dijo el teniente de homicidios, Matt Dobbs al San Diego Union-Tribune, pero al acercase, observaron al hombre gritando y destruyendo ventanas.

De acuerdo con la policía, el mexicano no acató las órdenes de los oficiales quienes le habrían solicitado tanto en inglés como en español que se detuviera. Castro logró llegar hasta la puerta principal y corrió hacia los oficiales aún con la barra de metal, detalló Dobbs.

Un oficial intentó detenerlo con una pistola paralizante, mientras que otro detonó su arma de fuego. El hombre cayó al suelo y fue trasladado a un hospital en donde se pronunció su muerte.

Información de la Vanguardia.