El contador de Emilio Lozoya recibió un amparo para descongelar sus cuentas bancarias

Mexico
Tipografía

Fue denunciado por una presunta defraudación fiscal de 3 millones 113 mil pesos

Francisco Javier Serafín Villalobos, contador de algunas de las empresas del ex director de Petróleos Mexicanos (Pemex) Emilio Lozoya, obtuvo un amparo para que la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) descongele sus cuentas bancarias.

De acuerdo al diario La Jornada, una jueza federal del Juzgado Séptimo de Distrito en Materia Administrativa en la Ciudad de México, otorgó el recurso legal para que la UIF permita el acceso a los recursos financieros.

La jueza Laura Gutiérrez de Velasco Romo, consideró fundada la demanda luego de que Serafín Villalobos fuera denunciado por una presunta defraudación fiscal de 3 millones 113 mil pesos.

“Los efectos de la presente determinación implica que el Titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, ordene de inmediato el desbloqueo de las cuentas bancarias a nombre del quejoso, el cual fue solicitado a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores y éste a su vez a las instituciones bancarias respectivas” señala la sentencia.

A finales de diciembre, el Tribunal Unitario en Materia Penal con sede en Toluca ratificó la sentencia de un juez federal, quien en octubre resolvió no vincular a proceso a Serafín Villalobos, por presunta defraudación fiscal, toda vez que consideró que los informes bancarios que ofreció la Fiscalía General de la República (FGR) para imputarlo, eran ilícitos.

El exdirector de Pemex, está acusado de recibir sobornos de la empresa brasileña Odebrecht y de haberlos utilizado para las campañas electorales del PRI. Además, también es señalado por la compra-venta irregular de la planta Agronitrogenados a un sobreprecio, lo que causó un quebranto en las finanzas de Pemex.

Debido a esto, Emilio Ricardo Lozoya Austin estuvo 9 meses prófugo de la justicia, pero el 12 de febrero de 2020 fue detenido en la ciudad de Málaga, España. Meses después, el 6 de julio, el gobierno de España autorizó su extradición a México.

Emilio Lozoya llegó a México el 17 de julio en medio de un show montado por la Fiscalía General de la República (FGR) que utilizó un doble del exdirector de Pemex, para despistar a la prensa y movilizarlos al Reclusorio Norte, cuando en realidad, Lozoya Austin fue trasladado a un hospital privado ubicado en el sur de la Ciudad de México, al argumentar “problemas de salud”.

Desde ahí, Emilio Lozoya rindió su declaración sobre los presuntos sobornos que recibió por parte de Odebrecht y por la compra de la planta de Agronitrogenados, en donde aseguró que demostraría que no era responsable ni culpable de los delitos que se le imputan. Además, aseguró que fue “sistemáticamente intimidado, presionado e instrumentalizado”, por lo que, dijo, denunciaría y señalaría a los “autores de estos hechos”.

El exdirector de Pemex aseguró que se habían entregado sobornos millonarios a líderes de la oposición en el Congreso,entre ellos: el excandidato presidencial Ricardo Anaya, entonces diputado y presidente de la Mesa Directiva de San Lázaro, y los exsenadores de la Comisión de Energía, Francisco García Cabeza de Vaca y Francisco Domínguez, hoy gobernadores de Tamaulipas y Querétaro, respectivamente.

También habría acusado directamente al exsecretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso e incluso, al expresidente Carlos Salinas de Gortari, de meter las manos en las finanzas de Pemex.

Información de Infobae.