Publican programa de orientación para estudiantes y docentes contra 'fake news'

Mexico
Tipografía

Uno de los objetivos es reflexionar respecto a la importancia de comunicar mensajes verídicos y confiables.

La Comisión Nacional para la Mejora Continua de la Educación (Mejoredu) puso a disposición de estudiantes y docentes de Educación Media Superior del país el proyecto “Me informo, te informo”, con el que busca contribuir a fomentar el pensamiento crítico de los estudiantes, el discernimiento en la información y el combate a la información falsa. 

El proyecto forma parte de las estrategias de apoyo pedagógico “Hagamos comunidad” que cada dos semanas publica Mejoredu en su página web.

Uno de sus objetivos, según la comisión, es reflexionar respecto a la importancia de comunicar mensajes verídicos y confiables para contribuir a garantizar el derecho a la información, clave para la construcción de una ciudadanía informada, en la que adolescentes y jóvenes son agentes principales para su construcción. 

El proyecto “Me informo, te informo” permite a los estudiantes evaluar un texto mediante la comparación de su contenido con el de otros; producir mensajes escritos con base en el uso normativo de la lengua, considerando la intención y situación comunicativa, así como identificar e interpretar la idea general y el posible desarrollo de un mensaje oral o escrito con base en conocimientos previos, elementos no verbales y contexto cultural.

En el ámbito de las humanidades, el proyecto ayuda a entender e interpretar diferentes situaciones de la vida personal y colectiva; interactuar libre y responsablemente con los otros y con el medio, y conocer y valorar diversas maneras de relacionarse consigo mismo, la sociedad, la cultura y el mundo.

La comisión explicó que el proyecto promueve en adolescentes y jóvenes la búsqueda y la identificación de fuentes de información para un propósito específico y la selección entre ellas de acuerdo con su relevancia y confiabilidad; la aplicación de distintas estrategias comunicativas según quiénes sean sus interlocutores, su contexto y los objetivos que persiguen, así como la aportación de puntos de vista propios y la consideración de los ajenos de manera abierta, reflexiva y respetuosa.

“Todos los días recibes información de distintas fuentes: tu familia, amistades, vecinos, periodistas, personas de la política o quienes publican en redes sociales. La información circula de distintas formas: en conversaciones cara a cara o a través de medios como la televisión, las revistas, la radio o las redes sociales. Con el internet, las vías de difusión se multiplicaron y, además, todas las personas con acceso a él producen y transmiten mensajes. Ello es un importante avance para garantizar el derecho a recibir y difundir información, pero también implica responsabilidad.

“Publicar o difundir información sin detenernos a reflexionar sobre su origen, su confiabilidad o intención puede ocasionar desinformación, confusión e incluso consecuencias perjudiciales para ti u otras personas”, indica el proyecto.

Con información de Milenio.