Recorte pone en riesgo supervivencia de 25 millones de indígenas, alertan

Mexico
Tipografía

Líderes de organizaciones indígenas del país acusaron al presidente Enrique Peña Nieto por “no honrar su palabra” con los pueblos originarios tras proponer un recorte de casi 11 mil millones de pesos al presupuesto destinado a este sector para el ejercicio fiscal de 2017, situación que pone en riesgo la supervivencia de 25 millones de indígenas en el país.

En conferencia de prensa, líderes indígenas recordaron que ante la ONU, en la Conferencia Mundial de Pueblos Indígenas, Peña Nieto se comprometió a respaldar a este sector de la población “para que alcance un verdadero desarrollo incluyente, que mejore su ingreso y calidad de vida, sin perder su identidad cultural ni comprometer el patrimonio natural del país”, y ahora, en la propuesta del Presupuesto de Egresos Federal (PEF) 2017, se proponen recortes a Erogaciones para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de hasta 70% en inversión para la infraestructura indígena.

Según el análisis que dirigentes indígenas hicieron al Anexo 10 de la propuesta del PEF 2017, referente a Erogaciones para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, en 2016 se canalizaron más de 85 mil 260 millones de pesos, y para este año los fondos públicos programados son del orden de 74 mil 292 mil millones, una reducción de 12.86%.

De ese total, a la Comisión Nacional de los Pueblos Indígenas (CDI), clasificada dentro del rubro de entidades no sectorizadas, se le restan 51.21% de los fondos con respecto de 2016, al pasar de 11 mil 900 millones de pesos a 5 mil 806 millones para 2017.

Otros puntos que preocupan a las organizaciones indígenas es el de la Infraestructura Indígena, que para el año que corre se presupuestó en 7 mil 590 millones de pesos, en tanto que para 2017 se tiene proyectada una inversión de 2 mil 264 millones de pesos, un recorte de 70.17%, en tanto que para la Producción Indígena se prevén 772 mil 209 millones de pesos, 50.87% menos que en 2016, cuando se destinaron mil 571 millones de pesos.

Carlos de Jesús Alejandro, dirigente de la Asamblea Nacional Indígena Plural por la Autonomía (ANIPA) y exdiputado federal por el PRD en la legislatura pasada, resaltó que es “la primera vez en 13 años de vida de la CDI que se recorta el presupuesto destinado a los pueblos indígenas; en años anteriores el incremento iba a la par de la inflación y generalmente se aumentaba un poco más en el cabildeo que hacíamos los legisladores indígenas”.

Luego añadió que debido al “recorte brutal” se verán afectados de manera prioritaria “los proyectos de infraestructura y productivos, para que no tengamos ni caminos ni obras y por tanto carezcamos de una vida en dignidad”.

Tras señalar que la CDI “perdió la visión de ser la unidad rectora del desarrollo de los pueblos indígenas y de coordinar este presupuesto con 14 dependencias federales”, deploró que la actual administración no ha tenido la capacidad para ejercer los recursos que se le destinan, de manera que “el año pasado y éste registró subejercicios de 20% y 30%, debido a las incapacidades operativas y administrativas, y a la burocracia de las reglas de operación, por lo que difícilmente se puede acceder a los recursos”.

Marcos Matías Alonso, integrante de Altepetl Nahuas, alertó que el recorte impactaría de forma directa a 25 millones de indígenas, que representan 21.5% de los mexicanos, “y que podrían sumarse a la masa de población en extrema pobreza”.

El también exdiputado federal por el PRD y exsecretario de Pueblos Indígenas de Guerrero, advirtió que la desatención a los pueblos originarios “puede orillar a la población a sumarse a las filas del sicariato, a integrarse de forma más activa al crimen organizado y a la producción de enervantes”.

También resaltó que en Guerrero, uno de los estados más empobrecidos pero que ocupa el primer lugar en producción de amapola, “lo que se ha visto es que se ha aumentado el número de pobladores indígenas que se están integrando a la producción de enervantes, simplemente porque no tienen otra opción de vida”.

Luego advirtió que “si el Estado mexicano abandona su responsabilidad en la política social, otros actores van a cubrir ese vacío; si un indígena no tiene para sembrar maíz, va a tomar otro camino, el de sumarse a las filas del crimen organizado, sin olvidar que las razones que llevaron al levantamiento armado del Ejército Zapatista de Liberación Nacional siguen vigentes”.

En la conferencia de prensa dirigentes mujeres como Marta Sánchez Néstor, de la Coordinadora Nacional de Mujeres Indígenas, y Larisa Ortiz Quintero de la Asamblea Nacional Política de Mujeres Indígenas, alertaron sobre la desprotección a las mujeres de los pueblos originarios, que corresponden a una población de 13 millones de personas.

Por ello llamaron a los diputados federales a realizar un foro nacional para analizar y discutir el presupuesto destinado al sector indígena el próximo 12 de octubre, en el contexto del Día de la Dignidad y la Resistencia Indígena.

Con información de Proceso.