El Río Bravo está debajo de la mitad de su caudal habitual

Internacional
Tipografía

Surte de agua potable y de irrigación a millones de personas del sur de EEUU y norte de México.

El poderoso río Bravo, que en la mayor parte de su recorrido divide a México de los EEUU, luce cada vez menos poderoso. Los meteorólogos pronosticanos que el caudal esta primavera será la mitad del habitual, si no menos, lo que puede agravar los déficits que ya enfrenta la vía fluvial.

Uno de los ríos más largos de América del Norte, el río Bravo (Grande en Estados Unidos) hace llegar agua potable y de irrigación a millones de personas del sur de Colorado, Texas y México en el marco de un acuerdo para compartir el agua firmado hace décadas. Pero las últimas dos décadas han sido de sequías y la cantidad de agua que fluye genera conflictos entre los estados.

Mientras Nuevo México y Texas se pelean por el agua en la Corte Suprema, meteorólogos del Servicio de Conservación de Recursos Naturales dicen que el caudal del río ha disminuido bastante en Nuevo México después de un mes de marzo bastante seco.

Los modelos indican que se anticipan una sequía en las montañas de la frontera entre Nuevo México y Colorado que nutren de agua al río Bravo, y California, Nevada y otros estados del sudoeste probablemente registran condiciones secas hasta junio.

En el sur de Nuevo México, funcionarios de irrigación pronosticados que el principal embalse del estado tendrán un 34% del nivel promedio de los últimos 30 años. Hay agua almacenada del 2019, pero las autoridades creen que serán usadas en el verano y dicen que Nuevo México no podrán tener más agua para no violar los acuerdos afectados.

Phil King, ingeniero que asesora al Distrito de Irrigación de la ciudad de Elephant Butte, dice que el panorama para Nuevo México y el sur de Colorado es desalentador.

“La cantidad de agua del río Bravo es bastante escasa”, manifiesto.

Ese distrito tiene algunas de las principales plantaciones de nueces del país y también se cultiva mucho chile, el principal producto agrícola de Nuevo México.

Río arriba, los ambientalistas expresan alarma por el estado del agua y por el impacto que podría tener otro año de sequías en los piscardos y otras especies en peligro.

Galen Hecht, de los Wild Earth Guardianes, visitó el puente Otowi al sur del río Bravo el sábado. En algunos puntos el agua no alcanzaba a cubrir las rocas del lecho del río.

Hetch dijo que los últimos indicarán que el caudal será la mitad del normal.

"La historia indica que años con menos agua que el promedio y las demandas que hay bajos niveles de contaminación, consolidación de contaminantes y resequedad del río, lo que afecta el medio ambiente y la salud de nuestras comunidades", manifiesto.

Un largo tramo del río Bravo se secó pasando Albuquerque en el 2018. La sequía comenzó en abril.

Con información de Sipse.