Irán le advierte de nuevo a EE. UU. sobre la seguridad de sus petroleros en Venezuela

Internacional
Tipografía

Se espera que cinco buques iraníes cargados de crudo lleguen a abastecer al país suramericano a partir de este domingo, pero la presencia de navíos extranjeros continúa generando reacciones tanto de Estados Unidos e Irán, como de políticos venezolanos.

A medida que los cinco buques iraníes cargados de petróleo se acercan más a Venezuela, siguen subiendo los tonos de las intervenciones. Ahora es el presidente de Irán, Hasan Rohaní, quien dice que Estados Unidos puede tener problemas si sus navíos con crudo sufren algún percance en el mar Caribe al transportar un millón y medio de barriles para los venezolanos. “Esperamos que los estadounidenses no se equivoquen”, resaltó.

El mandatario aseguró, en una conversación telefónica con el emir de Catar, Tamim bin Hamad al Zani, según la web oficial de la Presidencia iraní, que no iniciará ningún conflicto, pero que si sus petroleros en el Caribe están "en problemas por los estadounidenses", ellos, de modo recíproco, "también tendrán problemas”.

Estas advertencias tienen el mismo tono que usó hace una semana el ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Mohamad Javad Zarif, en una carta que envió al secretario general de las Naciones Unidas. El funcionario puntualizó en la misiva que su país interpretaría cualquier acción de Estados Unidos en contra de los navíos como “una forma de piratería”, por la que harían responsable a la nación norteamericana de las “consecuencias de cualquier medida ilegal”.

Aunque oficialmente ni Venezuela ni Irán han dicho cuál será la fecha de llegada, se estima que el primero de lo barcos arribe al territorio marítimo venezolano entre este domingo 24 de mayo y el lunes 25.

Venezuela, cada vez con menos con petróleo

El Gobierno de Donald Trump ha aumentado las sanciones económicas contra las empresas y los políticos de Irán y Venezuela en los últimos años, una estrategia que, en el caso suramericano, ha tenido como objetivo presionar la salida del poder de Nicolás Maduro. La versión del líder chavista es que esto ha contribuido a la escasez de crudo que atraviesa actualmente su país.

Y es que, a pesar de tener una de las mayores reservas petroleras del mundo, las principales refinerías venezolanas no cuentan con los aditivos químicos, insumos ni repuestos necesarios para procesar petróleo. La pausa de las producción se refleja en las extensas filas de gente esperando en las estaciones de gasolina sin que puedan llenar sus vehículos de combustible desde finales de marzo.

Ante la escasez, los iraníes, aliados de Venezuela, pactaron con el gobierno de Maduro el envío de los buques petroleros para abastecer el país, lo cual también beneficia a Irán, dado que su ventas de crudo han caído a raíz de los vetos estadounidenses y del impacto de la pandemia del Covid-19. Sin embargo, el Consejo Nacional de Seguridad de Estados Unidos considera que la importación es un “acto de desesperación” por parte de la administración venezolana teniendo en cuenta que aquella “no detendrá la escasez crónica de combustible”, como lo indicó la cuenta oficial del organismo en Twitter.

Las tensiones entre Irán y Estados Unidos llegan al Caribe

Además de los recelos políticos, la llegada de las embarcaciones iraníes al mar Caribe de Venezuela despiertan preocupaciones militares de lado y lado. En Irán, creen que la presencia de los buques de guerra de la Marina estadounidense en la zona se debe a que están preparados para una “posible confrontación con petroleros iraníes”, como lo aseguró la agencia de noticias iraní Fars, posición que ha sido reforzada por las intervenciones del presidente y del ministro de Relaciones Exteriores de Irán.

El gobierno venezolano se sumó a las advertencias, con el presidente Maduro diciendo en una transmisión de la televisión estatal que están “listos para lo que sea y cuando sea”. Justo antes de eso, el ministro de Defensa venezolano, el general Vladimir Padrino López, puntualizó que los petroleros iraníes serán escoltados por aviones y buques de la Fuerza Armada en cuanto entren al territorio marítimo de Venezuela; mientras que el embajador de Venezuela ante la ONU, Samuel Moncada, sostuvo ante el Consejo de Seguridad que cualquier intento de EE. UU. de detener a los petroleros sería “un crimen contra la humanidad”.

Pero la versión de Estados Unidos es otra. La presencia de sus embarcaciones militares en el Caribe está relacionada con el despliegue que ordenó Trump argumentando una vigilancia contra el narcotráfico, operación que comenzó en abril, desde antes de que se conociera públicamente la ayuda de Irán a Venezuela.

Además, el jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, rechazó de nuevo la posible presencia de la aerolínea iraní Mahan Air en Venezuela, de la que se ha dicho que ha transportado material y personal para reactivar algunas de las refinerías más importantes de la nación latinoamericana.

Desde hace cerca de dos meses, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo que esos vuelos debían parar tras su “apoyo al régimen de Maduro” y esta semana insistió en que es “preocupante” que la aerolínea “aparentemente” esté llevando oro de Venezuela a Irán.

Esta es la denuncia que ha hecho el líder de la oposición venezolana Juan Guaidó. Su versión es que Venezuela paga por el petróleo iraní con oro extraído ilegalmente, a lo que añade las preocupaciones de Estados Unidos. “Estamos haciendo monitoreo constante a estos buques y a los 17 vuelos que ha tenido Mahan Air, una aerolínea (iraní) sancionada por transportar armas, al aeropuerto de Las Piedras, donde queda una de las principales refinerías de Venezuela”, agregó Guaidó en una videoconferencia organizada por Diálogo Interamericano, un centro de reflexión con sede en Washington.

Es así como los pronunciamientos de los tres países involucrados aumentan a medida que los barcos iraníes están más cerca de Venezuela para proveerle petróleo.

Información de France24.