Una burla, el aumento salarial de 8 pesos

Baja California
Tipografía

Propone dirigente sindical desaparezca Comisión Nacional de Salarios Mínimos (CONASAMI)

Tijuana.- Como una burla a la clase trabajadora calificó el dirigente transportista Baltazar Gómez Ruíz, el aumento salarial del 10 por ciento que autorizó el gobierno federal y que entrará en vigor a partir del primero de diciembre al considerar que los 8 pesos incrementados, apenas alcanzan para comprar medio kilo de tortilla, con lo que no se le quita el hambre a una familia por más pequeña que sea.

Asimismo, se pronunció también a favor de la desaparición de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami), por tratarse de organismo obsoleto dependiente de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social que no cumple con el objetivo para el que se promovió su creación porque no hay equidad entre los factores de la producción mientras que siguen el incremento de altos niveles de pobreza en todo el país.

Subrayó que con el aumento el salario mínimo pasará de 80.4 a 88.36 pesos, lo que no sirve para nada, es limitado e insuficiente  porque no alcanza la Línea de Bienestar Social debido a que en cuanto se dio a conocer se desató una escalada de precios en la mayoría de los productos y servicios, lo que representa un severo golpe a la economía de los que menos ganan.

“Consideramos necesario la creación de un organismo que tenga una mayor autonomía que permitan modificar los procedimientos con el propósito que en el corto o mediano plazo se den los ajustes necesarios en material salarial y que no sea solo el gobierno el que imponga su criterio general”, expresó el también secretario de organización de la delegación estatal del Sindicato de Trabajadores del Volante “Fernando Amilpa” de la CTM.

Puntualizó, que por la situación económica por la que atraviesa el país, con el alza del dólar, el incremento en los índices de inflación, la falta de generación de empleos mejor remunerados y el creciente problema de la inseguridad, se necesita mejorar los salarios de la clase obrera para evitar estallidos de violencia.