¿De qué huyen los migrantes hondureños de la caravana?

Internacional
Tipografía

“No le tenemos miedo a las amenazas de Trump. Venimos huyendo de nuestro país porque a nuestro país sí le tenemos miedo”

“No le tenemos miedo a las amenazas de Trump. Venimos huyendo de nuestro país porque a nuestro país sí le tenemos miedo”, dice Jairon en una entrevista publicada en la BBC. Este viernes, 19 de octubre, cerca de 4 mil personas de una caravana migrante proveniente de Honduras llegaron a México. Ya vimos las imágenes y ya leímos las reacciones, pero tal vez no conocemos la historia completa. ¿De qué huyen los migrantes hondureños? 

En el video, Jairon explica que está buscando en México o Estados Unidos una vida mejor para él y su familia.

TE RECOMENAMOS LEER: Migrantes hondureños reinician cruce en balsas a México

“No hay empleo, no hay un techo digno, no hay alimentación, no hay salud y no hay educación … por eso tomamos la decisión de huir”, cuenta.

Experiencias cotidianas con la pobreza y la violencia generada por las pandillas son un factor común en todas las entrevistas. Francisca, una madre soltera de 5 hijos cuenta que perdió a su marido en un ataque de “cuchilladas”.

María, de 49 años, ha hecho el viaje junto a sus tres hijos y dos nietos. Dejó su vida en San Pedro Sula por la precaria situación económica y emprendió el camino hacia el norte con solo 8 dólares en la bolsa.

TE RECOMENDAMOS LEER: Presidentes de México, Honduras y Guatemala analizan plan para atender a migrantes

En Honduras no importa la edad. Del 2010 a la fecha se han registrado más de 26 mil muertes violentas entre niños y jóvenes.

San Pedro Sula, la segunda ciudad más grande de Honduras, ha sido considerada la más violenta del mundo durante mucho tiempo. Aunque han rebajado la tasa de homicidios en los últimos años —en 2014 vivieron 142 homicidios por cada 100.000 habitantes— la inseguridad sigue muy presente.

Casi 7 de cada 10 hondureños están en situación de pobreza.

Lourdes, de 27 años, le contaba a Expansión que su intención es que sus hijos tengan una buena educación en Estados Unidos y trabajar para juntar dinero. Con ese dinero, espera algún día regresar a Honduras y poner un negocio.

*Con información de BBC Mundo