En aumento el robo en negocios de comida rápida en Tijuana

Tijuana
Tipografía

La ruptura de cristales, el robo de bolsos de mano y maletas con documentos vitales son los peligros a los que están expuestos los comensales en taquerías y de venta de tortas. 

Tijuana.- Hay un repunte en los delitos de robo a vehículos que permanecen en los estacionamientos de taquerías, tortas y otros negocios de comida rápida en esta ciudad fronteriza. 

El “Modus Operandis” es idéntico en casi todos los delitos cometidos. Los delincuentes tienen en claro que buscar rápidamente la ruptura del cristal del auto y sustraer bolsos y maletas les está redituando bastante en lo económico, ya que están ganando por lo robado, y también  por las recompensas que ofrecen las víctimas de los robos en redes sociales.

Estos atracos, además de estar bien coordinados parecen estar confabulados, como el de la taquería “Los Poblanitos” ubicada sobre la avenida Insurgentes  frente al Parque Morelos. Ahí, después de romper el vidrio de un auto le fue robado el bolso y documentos a una mujer que hoy se ve forzada a ofrecer 50 dlls por la devolución de sus documentos.

O el caso de Ramón del Castillo,  de nacionalidad peruana y residente de San Diego a quien en días pasados le robaron la maleta de viaje que permanecía dentro de su camioneta mientras él comía hamburguesas en un negocio ubicado en el Cbtis. El también terminó por ofrecer una buena recompensa por la devolución de los documentos vitales.

O el caso más sonado de un robo de esta índole, que involucró a un grupo norteño de Culiacán Sinaloa “Los Hijos de Hernández” a quienes en el estacionamiento de la taquería “El Taconazo” les fue robado un máximos de 300 mil pesos en aparatos de música profesionales y por lo menos 100 mil pesos en efectivo.

Desafortunadamente, en los dos casos anteriores se está mandando un mensaje de impunidad a la delincuencia al ofrecerles una recompensa por devolver solo los documentos sin preguntas ni nada que los preocupe. 

Pero el caso del “Taconazo”, dejó un amargo sabor de boca, ya que aun con los videos de seguridad que ofrecían un amplio panorama de cómo operan los delincuentes en contubernio con los guardias o “viene-viene”, la PGJE no realizó una sola detención y le dio carpetazo al asunto de “fast -track” ya que nadie del grupo se quedó en Tijuana a exigir justicia. 

Para la autoridad, esta clase de delitos son de menos importancia puesto que no son de alto impacto y además han mencionado en distintas ocasiones que estos delitos son prácticamente una pérdida de tiempo con el Nuevo Sistema de Justicia Penal que catalogó el robo a casa habitación y de vehículo como menor. 

Dulces palabras para comandantes corruptos que regentean a los grupos delincuenciales que operan en las garitas y ahora se están extendiendo por toda la ciudad.