“Duele que Tijuana sea quinta ciudad más violenta del mundo”: Corona Bolaños Cacho

Tijuana
Tipografía

“Es tiempo de unirnos y hacer, cada uno, nuestra tarea”, expresó el diputado

Tijuana.- “Que nuestra ciudad aparezca como la quinta más violenta del mundo, en el ranking elaborado por el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, A.C., es un hecho no solamente preocupante, sino doloroso, para los tijuanenses. Pero la forma de revertir esa situación es con trabajo coordinado, no descalificando el citado estudio”, expresó el diputado local Marco Antonio Corona Bolaños Cacho.

En el documento “Las 50 ciudades más violentas del mundo”, Tijuana aparece con una tasa de 100.77 homicidios por cada 100 mil habitantes, por encima de ciudades como Tegucigalpa, San Pedro Sula, Cali, San Salvador y Nueva Orleans.

“El principio de la solución es que cada quien asuma sus responsabilidades. Adjuntar culpas a otras instancias, sin antes reconocer las propias, es el peor camino para mejorar el actual estado de cosas”, añadió.

“En la década pasada, Tijuana vivió una situación igualmente grave en materia de seguridad pública, pero cuando toda la sociedad se unió, con las autoridades haciendo su trabajo, las organizaciones de la sociedad civil y cámaras empresariales proponiendo acciones, y los ciudadanos exigiendo y sumándose al trabajo para recuperar la tranquilidad, salimos adelante”, recordó el asambleísta tricolor.

“Otras ciudades, como Ciudad Juárez, Torreón, Monterrey, voltearon a ver lo que todos conseguimos en Tijuana y lo tomaron como ejemplo nacional. Y reitero que fuimos todos, porque recobrar la paz no fue obra de un solo hombre, sino de quienes integramos la comunidad tijuanense”, agregó.

“Es tiempo de que todos, sin distingo de partidos, nos unamos y hagamos nuestra tarea, para sacar a Tijuana de esa ominosa situación: Los gobiernos, coordinándose, implementando nuevas estrategias y escuchando a la sociedad civil. Nosotros, los legisladores, generando reformas que apoyen el cómbate al crimen. Las OSC, aportando ideas y propuestas de acción. Los ciudadanos, promoviendo una cultura de la legalidad en su entorno y exigiendo a las autoridades. Podemos y debemos darle la vuelta, una vez más, al oscuro sendero que vive nuestra ciudad”, concluyó.