Rosarito exhorta a Tijuana a emitir moratoria para nuevos fraccionamientos

Rosarito
Tipografía

La falta de infraestructura para el tratamiento de aguas residuales en la zona conurbada de las inmediaciones del Corredor 2000, ha traído afectaciones en los arroyos Huahuatay y Rosarito

Playas de Rosarito.- En Sesión Ordinaria, el Cuerpo Colegiado de Playas de Rosarito emitió un exhorto al Ayuntamiento de Tijuana, Gobierno del Estado y a la Comisión Nacional del Agua (Conagua) para la realización de un Plan Maestro que evite se continúe afectando y se incremente el impacto ecológico en los cauces de los arroyos Huahuatay y Rosarito, debido a las descargas de aguas residuales que producen los nuevos fraccionamientos colindantes con este municipio.   

El Dictamen principalmente exhorta al Cabildo de Tijuana a emitir una Declaratoria de Moratoria en la autorización de fraccionamientos de nueva creación que se encuentren en los límites entre ambas ciudades, y en los ya existentes como Hacienda las Delicias II, Natura: Bosques, Arboledas, Vistas del Sol y Amaneceres, Palma Real, Los Valles, Urbi Villa del Prado y Herradura, debido a que no cuentan con la infraestructura para evitar los escurrimientos superficiales.

Además, al Gobierno del Estado de Baja California para girar instrucciones a la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana (CESPT), organismo operador metropolitano de las aguas residuales en la Zona Costa de Tijuana, Tecate, Playas de Rosarito y Ensenada, a cumplir con el mantenimiento y control de las plantas de tratamiento existentes en los fraccionamientos de Playas de Rosarito de la Col. Reforma, Fracc. Villa Residencial Santa Fe secciones II, III y VI, Ricamar, Villas de Siboney y Conjunto Habitacional Quintas del Mar, por una parte. 

Por otra, a la de los fraccionamientos del Municipio de Tijuana: Hacienda las Delicias II, Natura: Bosques, Arboledas, Vistas del Sol y Amaneceres, Palma Real, Los Valles, Urbi Villa del Prado y Herradura, así como cualquier otro fraccionamiento de nueva creación para minimizar el daño ecológico actual en las playas del Quinto Municipio, que hasta hoy hay propiciado con tales descargas residuales.

Por último, el Cabildo exhorta a la CESPT a no emitir dictámenes técnicos de factibilidad para la dotación de los servicios de nuevas urbanizaciones, fraccionamientos y conjuntos habitacionales en el área del Corredor Tijuana-Rosarito 2000, hasta no exista infraestructura para asegurar el manejo integral de las aguas residuales y continúen las afectaciones de impacto ambiental en ambos municipios.

Cabe destacar que tales aguas residuales, están afectando un área total de aproximadamente 72 kilómetros cuadrados de la cuenca del Arroyo Rosarito, y 50 kilómetros cuadrados del Arroyo Huahuatay, respectivamente, las cuales desembocan ambas en la playa, siendo esta uno de los principales atractivos y patrimonio de los rosaritenses.