Cuando un gobernante se ve obligado en dos ocasiones en un lapso de cuatro días a corregir los yerros de quien se supone debe de ser su operador y catalizador político, que por su torpeza y ausencia de capacidad le genera conflictos a su gobierno, por salud política, debe de reemplazar al funcionario lastre.

Más artículos...