Los retos de Bonilla y Arturo González: "no robar, no mentir, no traicionar”

Política
Tipografía

Principios de Andrés Manuel López Obrador

¿Cómo debe gobernar Jaime Bonilla Baja California y Arturo González Tijuana? Una pregunta muy interesante, con muchas respuestas, pero la más importante: “No robar, no mentir, no traicionar”; son los principios del líder moral de MORENA y Presidente de la República, Andrés Manuel Lopez Obrador, que representará la prueba de fuego para los gobernantes entrantes.

Si son atentos a la comunidad y cumplen la mayoría de sus compromisos de campaña, MORENA gobernará muchos años en Baja California, sencillamente de lo que hagan como gobernantes depende su futuro.

Analistas y politólogos, incluso militantes panistas y priístas, platicaron con AJEDREZ POLÍTICO sobre los retos del gobierno estatal de Jaime Bonilla Valdez, y de Tijuana con Arturo González Cruz, ¿qué esperar de sus gobiernos?

Coinciden en que el tema de la seguridad puede ser el número uno, tomando en cuenta que Baja California se encuentra dentro de los cinco Estados más violentos del país, y Tijuana es la ciudad más peligrosa de México.

Hay mucho por hacer en materia de seguridad, no existe una coordinación real y estrategias conjuntas (Federación-Estado-Municipio) en el combate a la delincuencia, por lo que ya debe existir, tomando en cuenta que son de MORENA todos.

En el combate a la corrupción e impunidad, coinciden en que falta mucho por hacer, porque gobiernos pasan y nada, todo sigue igual, no se sanciona a nadie, menos se le procesa a pesar de las pruebas documentales en contra de funcionarios.

En Baja California, el gobernador electo, Jaime Bonilla, encuentra un Estado en bancarrota, con deudas millonarias, con un sistema de salud que requiere oxígeno urgente.

Ejemplo: un ISSSTECALI al que gobiernos municipales y estatales le deben mucho dinero; hospitales generales sin medicina.
El próximo gobierno estatal debe llegar con soluciones a este problema de salud, al igual que en materia de pago a los maestros y de la deuda de mil millones de pesos con la UABC.

No se debe poner en riesgo la educación de miles de jóvenes bajacalifornianos, exigen, por lo que deben solucionarse estos problemas, “Sabemos que hereda esos problemas, que es culpa del gobierno de Francisco Vega de Lamadrid, pero a partir de que Jaime Bonilla rinda protesta como gobernador, ya son problemas de su gobierno y debe solucionarlos”, advierten dos analistas.

Agregan: “No sabemos si será un gobierno de dos, cinco o seis años, pero esos problemas deben solucionarse”.

Arturo González encuentra una ciudad con muchos problemas de falta de servicios públicos, como bacheo, pavimentación y alumbrado, claro, además de la inseguridad.
Una deuda municipal de más de 2 mil 600
millones de pesos que este gobierno municipal supo manejar para no endeudar más a Tijuana.

El gobierno municipal que encabece Arturo González debe reorientar el presupuesto a áreas prioritarias, no a su imagen.
Jaime Bonilla y Arturo González hoy tienen un océano de posiciones y debe haber especialistas en cada área para poder ser precisos y estratégicos.

Basta ya de improvisaciones y egos. Hoy debe administrarse con inteligencia, con planeación estratégica y con la certeza de mejores resultados.

Ambos tienen la visión empresarial y conocen de administración, por lo que de ellos se espera un gobierno estratégico y bien administrado, no con acciones viscerales, prepotencia o altanería.

No hay excusas. Tienen todo.