El consumo de agua natural es la mejor hidratación: IMSS

Salud
Tipografía

Las bebidas endulzadas y gaseosas contienen altas cantidades de calorías y no mitigan la sed, además de coadyuvar a la obesidad con su consumo cotidiano.

Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), a través de su Coordinación de Nutrición y Dietética, alerta a la población sobre los riesgos que conlleva el consumo excesivo de bebidas azucaradas y exhorta a retomar el uso del agua natural para calmar la sed.

El agua es esencial para los procesos fisiológicos de la digestión, la absorción y la excreción; importante para el sistema circulatorio, medio de transporte de los nutrimentos y sustancias corporales, y desempeña un papel directo en la temperatura corporal, por lo que se recomienda consumir por lo menos dos litros al día, destacó Dulce María Araujo Mendoza, coordinadora de de Nutrición del Seguro Social.

Es importante reflexionar sobre la obesidad, considerada un problema de salud pública, constituyendo uno de los principales factores de riesgo para desarrollar hipertensión arterial, colesterol y lípidos elevados, además de enfermedades cardíacas y diabetes, entre otras patologías crónicas.

Araujo Mendoza recalcó la necesidad de consumir agua natural y, en lo posible, evitar las bebidas azucaradas, o beberlas con moderación, considerando que la obesidad y el sobrepeso, entre otros factores, tienen su origen en el elevado consumo de alimentos y bebidas energéticas.

La nutrióloga del Seguro Social resaltó la importancia sobre el cambio de hábitos alimenticios para prevenir el sobrepeso, la obesidad y las enfermedades crónicas degenerativas (diabetes, ateroesclerosis  e hipertensión, entre otras), por lo que  instó a la población en general aumentar el consumo de frutas, verduras y agua natural, así como disminuir o moderar la ingesta de bebidas con alto contenido energético ya señaladas.

Puntualizó que un vaso de agua de fruta equivale de una a dos cucharaditas de azúcar, mientras que un vaso de refresco es igual a agua y cinco cucharaditas de azúcar, es decir quien bebe un litro de refresco al día consume 25 cucharaditas de azúcar (500 kilocalorías). De ahí la importancia de moderar el consumo de líquidos azucarados.

Finalmente, invitó a los padres y madres de familia a que acostumbren en sus hogares a beber agua natural, así como fomentar en menores de edad la ingesta de este vital líquido, sobre todo cuando practican deporte o realizan alguna actividad al aire libre, puntualizó.