tijuana principal

Aloe vera para la cara y el pelo (sábila)

Salud
Tipografía

Una planta medicinal que sirve para muchos remedios caseros

El aloe vera es una especie vegetal cuyo nombre científico es Aloe barbadensis. También llamada sabila, posee una serie de propiedades milenarias que le han convertido en una de las plantas medicinales más populares para los remedios caseros. Tiene beneficios emolientes, hidratantes y regenerador de la piel, es bacteriana y fungicida. Además de ser medicinal, puedes aprovechar dichas propiedades sobre tu cabello y el rostro. Por eso, en este artículo te vamos a contar todos los usos que le puedes dar al aloe vera para el pelo y la cara.

Las propiedades de la sábila se deben a su rica composición en mucílagos, minerales y vitaminas antioxidantes. Lleva aplicándose en tratamientos de belleza capilar y facial muchos siglos con el fin de perfeccionar la apariencia personal. Si tienes interés en cómo aplicar el aloe adecuadamente en el pelo así como en la cara, aquí vas a conocer todos los detalles. Empecemos por el cabello.

 

Sábila para el cabello

 

Conforme aumenta la edad, sufrimos la pérdida de cabello, lo notamos demasiado seco, nos pica por la caspa y se encrespa demasiado. A veces por algún descuido se queman las puntas o algún producto químico puede dañar la raíz del pelo.

Cuando se aplica sobre el cabello dañado, encrespado, maltratado, deshilachado, quemado o debilitado, se extrae gel de aloe vera con el fin de aprovechar las propiedades de sus principios activos. Si quieres usar el gel directamente de la planta, deberás tener una en casa. En caso contrario, compra un producto que contenga mínimo 95% de sábila. La eficacia es muy satisfactoria gracias a las largas tradiciones con los tratamientos caseros.

¿Cómo aplicarlo sobre el cabello?

Hay diversos métodos para beneficiarte de todas sus propiedades. Por ejemplo, puedes elaborar tus propias mascarillas capilares caseras (aquí te enseñamos cómo hacer mascarillas en función de tu pelo). Una alternativa es aplicarlo directamente mediante los siguientes pasos:

En primer lugar, antes de aplicar el principio activo de Aloe barbadensis prepara una toalla limpia y un champú para tu tipo de pelo.

Humedece todo el cabello, incluidas las puntas, con agua tibia. Si puede ser mineral natural, evita el grifo que contiene demasiado cloro.

Después, extrae 4-6 gotas gordas de gel de sábila, ponlas sobre tu mano y aplícalas sobre el cuero cabelludo.

Masajea suavemente con movimientos en círculo, extendiendo el gel de aloe hasta las puntas.

Humedece la toalla y envuelve el pelo.

Espera 20-25 minutos a que sus propiedades actúen sobre tus filamentos.

Quítate la toalla y retira el sobrante lavándote bien con champú y aclarando.Realiza este proceso un par de veces a la semana.

 

¿Cuáles son los beneficios de este tratamiento?

 

El aloe vera regula la secreción de grasa. El pelo graso genera mucha incomodidad a lo largo del día, por tanto regular el sebo que se secreta en las glándulas sebáceas es una propiedad importante. La cabeza debe mantener la humedad óptima, evitando el exceso en dicha secreción.

Evita la caída del cabello, así como la alopecia. Esta afección se presenta principalmente en los hombres, que favorece el desprendimiento de las fibras capilares por una debilitación de los folículos pilosos. En algunos casos el hombre está destinado por genética, pero en otros puede evitarse en cierta medida mediante este tratamiento con sábila. De hecho, hay estudios que demuestran su capacidad para promover el crecimiento capilar.

Hidrata y nutre las fibras de pelo. Recordemos que el aloe vera es rico en mucílagos, además es antioxidante gracias a su rica composición en vitaminas. Ideal para cabellos secos, es un potente acondicionador que lo suaviza en profundidad, mejora su brillo, fortalece las fibras de queratina y los folículos pilosos.

Previene la formación de caspa. Recuerda que es antibacteriano y fungicida.

 

Aloe vera para la cara

 

Además de todos los beneficios anteriormente mencionados para el cabello, las propiedades del aloe vera se pueden extrapolar también a la piel del rostro. De hecho, hay muchos cosméticos cuyo ingrediente activo fundamental es la sábila. Las vitaminas son ideales para prevenir el envejecimiento prematuro y la formación temprana de arrugas, y los mucílagos sirven para hidratar las pieles más secas. Si te preguntas si es buena para la piel, echemos un vistazo a todas las aplicaciones sobre la cara y el cuerpo.

Hidratación muy profunda. Los mucílagos, así como las grasas insaturadas hacen del aloe vera una sustancia intensamente humectante, que penetra hasta las capas más internas de la dermis.

Rejuvenecedor facial. La sábila en el rostro retrasa la aparición de las líneas de expresión que conforman las arrugas. Las vitaminas y otros compuestos son los responsables de esta propiedad.

Para reducir las cicatrices y las estrías en el cuerpo. Aplicando el gel junto a otros productos como el aceite de rosa mosqueta o el aceite de almendras dulces, puedes disminuir el tamaño de las cicatrices que se han formado por golpes o intervenciones quirúrgicas. Muchos dermatólogos están a favor del tratamiento natural con sábila como primer remedio.

Protege el cuerpo de infecciones puesto que es bactericida y evita el crecimiento de diversos hongos.

En el contorno de ojos, reduce las patas de gallo y pequeñas arruguitas que se forman con el avance de la edad y las inclemencias climáticas. Recuerda no aplicarlo directamente sobre el párpado ni en el interior ocular.

Puede servir para todo tipo de pieles. Infórmate primero cuando adquieras un producto. Suele estar indicado para pieles sensibles por su efecto calmante y emoliente.

Anti acné. Aplicando unas gotas sobre los granos causados por el acné ayuda a resecarlos y disminuirlos, logrando un mejor aspecto del cutis.