Un aplauso para Verónica Castro

Espectáculos
Tipografía

La actriz y cantante cumple 50 años de carrera artística

Verónica cumple 50 años de trayectoria artística y aún así los nervios la embargaron antes del estreno de Aplauso, pero para animarla sus seres queridos y amigos se dieron cita en el Teatro San Rafael el miércoles.

“Sí tengo miedo, sé que se me quiere pero habrá cosas que no les guste, toda la gente es diferente y no tiene por qué gustarle a todos. Me gustaría divertir a la gente, que disfrute y se distraiga, porque para eso vino”, dijo Verónica Castro minutos antes de subir al escenario.

Cristian Castro no podía faltar en la noche de estreno de su madre; llegó acompañado por su padre Manuel El Loco Valdés, quien haciendo honor a su sobrenombre, supo escabullirse sin hacer declaraciones.

“Me siento orgulloso de ser hijo de Verónica Castro, celebrándola, me da tanto gusto ser su hijo. Qué bueno que están aquí para apoyarla, yo también estoy para eso”, comentó Cristian, agregando que gracias a ella él también ama el teatro.

Como pocas veces durante la alfombra roja pasó toda una constelación de estrellas, entre ellas Lucy Orozco, María del Sol, Eduardo Manzano, Hilda Aguirre, Lorena Velázquez, Otto Sirgo, Carlos Bracho, Patricia Reyes Spíndola, Laura Luz, Rebecca Jones, Laura Zapata, Tina Galindo y César Bono.

Se levanta el telón. “Aplauso para mí es este momento de mi vida, después de 50 años de carrera, es la pieza más importante que puede haber hecho y con la que más feliz me he sentido”, declaró Verónica Castro.

Cerca de las 21:00 horas el telón se levantó, la música se intensificó y Verónica, enfundada en un espectacular vestido blanco y encarnando a su personaje Mario Channing, hizo su entrada triunfal.

“Gracias por estar aquí, porque esta noche es muy especial, porque están todos ustedes, y es por el amor que me tienen que yo vuelvo a pisar un escenario”, declaró la actriz en su personaje, que también tiene mucho que ver con la realidad.

Todo se desarrollaba con agilidad cuando un apagón dejó a oscuras el recinto; la orquesta y el grupo de ensamble siguieron actuando y esa acción les valió el reconocimiento de los espectadores. Al terminar el número se bajó el telón y se anunció que se interrumpía la función, eran las 21:58 horas pero tres minutos después se reanudó la obra.

“Gracias por permitirme estar una vez más con ustedes, gracias por su presencia porque no lo podemos creer todavía”.