Connect with us

Ciencia

¿Por qué no vemos estrellas en el cielo? Un aspecto del día a día nos deja sin ellas

Según algunas proyecciones, en alrededor de 20 años no será posible observar estrellas en el cielo de las grandes ciudades.

Publicado

en

¿Cuantas estrellas ve en la noche? ¿Puede ver la Vía Láctea? ¿Sabía que la galaxia de Andrómeda o el cúmulo estelar del Pesebre debería verlas a simple vista?

En un cielo ideal veríamos hasta 5 mil estrellas y no sería nada raro ver estrellas fugaces, sin embargo, en las ciudades no llegamos a ver ni 100 estrellas, de hecho, en muchas zonas 20 estrellas o menos es lo normal.

La culpable es la contaminación lumínica, la cual es causada por una mala orientación de la iluminación, por la sobreiluminación y por la iluminación innecesaria.

Según las observaciones ciudadanas en Globe At Night, la contaminación lumínica aumenta de 7% a 10% por año, lo que significa que en 20 años perderemos las estrellas.

La iluminación es necesaria, ya que ante la falta de civilidad, las calles iluminadas son más seguras. Pero la mayoría de las luminarias no son adecuadas, envían hasta el 50% de la luz al cielo, en donde no se necesita. ¡Se desperdicia mucha electricidad! podríamos gastar menos o iluminar más zonas con el mismo gasto energético.

Unas luminarias bien diseñadas solo iluminarán hacia abajo, no al cielo. Aunque nunca lograremos la contaminación lumínica cero, sí podemos disminuirla y mucho.

¿Cómo afecta la contaminación lumínica?

En la naturaleza hay seres vivos diurnos y nocturnos, los primeros realizan sus actividades a la luz del día y durante la noche descansan. Mientras que los nocturnos tienen sus actividades de noche y en el día descansan. La contaminación lumínica afecta a ambos grupos de manera diferente. A los diurnos no los deja descansar y a los nocturnos les altera sus patrones de alimentación, migración y reproducción.

Por ejemplo, muchos insectos quedan atrapados en los bancos de luz, perdiendo su ruta, si son polinizadores se verá afectado el destino al que se dirigían. Los insectos vuelan alrededor de la fuente de luz hasta morir de agotamiento o ser presa fácil para los depredadores. Los bancos de luz son tan eficientes, que se han utilizado antorchas y luces cerca de los cultivos para desviar posibles plagas.

Esta técnica también se usa contra las aves, las luces las atraen y facilitan su caza. Muchas aves marinas y migratorias quedan atrapadas alrededor de los faros, al quedar deslumbradas pierden el horizonte y terminan volando alrededor de las fuentes de luz hasta morir de agotamiento o estrellarse contra los faros. Esto afecta sus actividades de apareamiento y disminuye sus poblaciones.

Las ranas, al ser nocturnas, evitan la luz por miedo a quedar expuestas ante depredadores, perdiendo oportunidades de alimentarse, mientras que sus nidos también quedan expuestos, disminuyendo sus poblaciones. Las tortugas al nacer salen de noche hacia el mar, pero las luces de las playas las desvían y se dirigen playa adentro, en donde mueren deshidratadas al llegar el día y son presa fácil para las aves.

En el caso de los mamíferos, la mayoría son nocturnos, muchos roedores disminuyen su alimentación para evitar exponerse ante las luces, mientras que otros se convierten en presa fácil de zorros, búhos o víboras.

Las plantas y árboles también se ven afectados pues tienen un ciclo de día y otro de noche. La iluminación constante las lleva a producir menos oxígeno y absorber menos dióxido de carbono, lo que afecta al ser humano. Además, con luz las 24 horas, los árboles viven menos, pierden sus hojas con facilidad y sus frutos son de menor calidad.

En el caso de los seres humanos, que somos diurnos, la contaminación lumínica interrumpe o evita un buen descanso, la falta de sueño nos vuelve irritables y somos menos productivos en el trabajo. Nos lleva a consumir alimentos menos sanos, lo que se traduce en obesidad y diabetes.

Un estudio dedujo que los niños que duermen con la luz encendida en las noches, desarrollarán miopía y pronto necesitarán anteojos, aunque otro estudio lo ha puesto en duda. Pero hay más, se está estudiando la relación entre algunos tipos de cáncer con una mala calidad del sueño. La solución inmediata es apagar las luces al dormir, tener mejores cortinas para evitar la luz del exterior o utilizar antifaces para dormir. La habitación debe estar a obscuras.

MIDIENDO LA CONTAMINACIÓN
Para conocer los niveles de contaminación lumínica en donde vivimos, Globe At Night (globeatnight.org) lleva a cabo el ejercicio anual de ciencia ciudadana para medir la contaminación lumínica, en donde usted puede participar, solo hace falta unos minutos al mes. Observe la constelación sugerida por Globe At Night en las fechas indicadas y haga el reporte en español en internet en globeatnight.org/es/webapp/ No le tomará ni dos minutos.

Ahí escoja una imagen del cielo que se parezca al número de estrellas que observó. Escriba la hora y fecha, si observó desde una zona urbana o rural, el grado de nubosidad e indique en un mapa desde dónde observa. Puede hacer varias observaciones desde diferentes puntos en su ciudad o país si se encuentra de viaje.

Conociendo los niveles de contaminación lumínica ayudará a mejorar las estrategias para disminuirla. Usted puede involucrarse con su Ayuntamiento para trabajar en este tema y hacer efectiva la Ley de Protección de Cielos Obscuros de México.

La contaminación lumínica es un tema de salud pública y ambiental, disminuirla mejorará nuestra salud y ganaremos un cielo tapizado de estrellas. [email protected]

Con información de El Sol de México.

JR

Ciencia

Cambio climático está alterando caudal de los ríos y amenaza la seguridad hídrica

Más de dos tercios de los ríos del mundo han sido alterados por el hombre, pero a día de hoy apenas hay estudios que muestren sus efectos.

Publicado

en

El cambio climático está alterando el caudal estacional de los ríos en las latitudes más septentrionales de Europa, Rusia y América, lo que supone una amenaza para la seguridad hídrica y para los ecosistemas fluviales.

Así lo ha advertido una investigación dirigida por la Universidad de Leeds (Reino Unido) y la Universidad Meridional de Ciencia y Tecnología de China y publicada este jueves en la revista Science.

La estacionalidad de los caudales fluviales es esencial en el ciclo de las inundaciones y sequías. Si se altera, no solo se pone en riesgo la seguridad hídrica, también a la biodiversidad de agua dulce.

Se sabe que la actividad humana altera los caudales fluviales en todo el mundo, directamente a través de la construcción de embalses, e indirectamente a través de los efectos del cambio climático que están modificando la temperatura del aire, las precipitaciones, la humedad del suelo y el deshielo.

Más de dos tercios de los ríos del mundo han sido alterados por el hombre, pero a día de hoy apenas hay estudios que muestren sus efectos.

Para evaluar la situación real del caudal de los ríos, el equipo revisó datos históricos de vías fluviales de todo el mundo y descubrió que el 21 por ciento están sufriendo alteraciones importantes en la subida y bajada estacional del nivel del agua.

El equipo utilizó los datos de caudal medio mensual registrados por 10.120 estaciones de aforo (instalaciones que evalúan el caudal de agua que discurre por un río) de 1965 a 2014, datos que sirvieron para demostrar, por primera vez, que la reducción generalizada de la estacionalidad de los caudales fluviales está relacionada con el cambio climático.

“La investigación muestra que el aumento de la temperatura del aire está alterando de forma fundamental los patrones naturales del caudal de los ríos”, explica Hong Wang, investigador de Leeds y autor principal del estudio.

El estudio constató que en Europa, el 19 por ciento de las estaciones de aforo han experimentado un descenso significativo de la estacionalidad del caudal de los ríos, sobre todo en el norte del continente, en Rusia occidental y los Alpes.

En el norte de Norteamérica, el 40 por ciento de las 119 estaciones observadas mostraban una disminución significativa de la estacionalidad del caudal del río, resultados similares a los del sur de Siberia, donde el 32% de las estaciones mostraron una reducción significativa.

Además, las regiones de los Estados Unidos (los 48 estados más bajos de Norteamérica, incluido el Distrito de Columbia) mostraron tendencias predominantemente decrecientes de la estacionalidad del caudal fluvial en general, excepto en los ríos de las Montañas Rocosas y Florida.

Y en el centro de Norteamérica, la investigación mostró tendencias significativas a la disminución de la estacionalidad del caudal fluvial en el 18 por ciento de las estaciones.

Por el contrario, los investigadores observaron un aumento significativo de la estacionalidad del caudal fluvial en el 18 por ciento de las estaciones.

“Las subidas y bajadas del caudal de los ríos en las distintas estaciones proporcionan señales vitales para las especies que viven en el agua. Por ejemplo, muchos peces utilizan determinados aumentos del caudal como señal para ir a sus zonas de cría río arriba o hacia el mar. Sin esas señales, no podrán desovar”, explica Megan Klaar, miembro del centro de investigación water@leeds y coautora del estudio.

Además, el estudio advierte de que estos cambios no se producirán en el futuro sino que están teniendo lugar ya.

“Deberíamos estar muy preocupados por la aceleración del cambio climático y empezar a pensar en estrategias de mitigación y planes de adaptación para paliar el futuro debilitamiento del caudal estacional de los ríos, sobre todo en lugares como el oeste de Rusia, Escandinavia y Canadá”, concluye Joseph Holden, director de water@leeds.

Con información de López-Dóriga Digital.

JC

Continuar leyendo

Ciencia

Científicos evidencian que los días en la Tierra se alargarán hasta durar 25 horas

La velocidad de rotación de la Tierra está registrando un cambio y podría hacer que los días en el planeta pasen a durar 25 horas en el futuro.

Publicado

en

Un equipo de científicos descubrió que la Tierra podría empezar a tener días de 25 horas y no de 24 horas como estamos acostumbrados.

Los investigadores de la Universidad Técnica de Múnich (TUM) logró evidenciar que la velocidad de rotación de la Tierra está registrando un cambio.

Así lo lograron establecer luego de actualizar un instrumento láser de gran precisión con los que se pueden analizar los movimientos del planeta.

Los científicos notaron que la Tierra está registrando unas fluctuaciones en su rotación. Aunque tan solo son de 6 milisegundos cada dos semanas.

Aunque esto puede ser insignificante, esto hará que empecemos a tener días de 25 horas durante los próximos 200 millones de años.

El estudio fue presentado en el portal Nature Geoscience en donde se explica que la Tierra gira más rápido que la Luna haciendo que la marea oceánica sea empujada por delante de nuestro satélite.

«Este desplazamiento ejerce un torque sobre la Luna que, transfiriendo momento angular de la Tierra a la Luna, impulsa a la Luna a una órbita más lejana y desacelera la rotación de la Tierra, aumentando su duración del día con el tiempo», establece.

¿POR QUÉ LOS DÍAS EN LA TIERRA SERÁN MÁS LARGOS?

Los investigadores explicaron que nuestro planeta gira sobre su eje a velocidades ligeramentre variables.

Además, el eje de rotación no es completamente estático sino que suele tambalear un poco.

Esto se debe a varios factores pero principalmente a que el núcleo de la Tierra no es completamente sólido sino que también está conformado por componentes líquidos.

De esta forma, el planeta también está en constante movimiento en su interior y todos estos cambios aceleran o frenan la rotación que hace la Tierra.

Lo cierto es que esto será imperceptible para los humanos porque estos cambios realmente se sentirán dentro de unos 200 millones de años.

Por ejemplo, desde que se formó la Tierra hace unos 4.500 millones de años, la duración de los días ha venido aumentando con el paso del Tiempo.

Esto se debe a que la velocidad de rotación se ha vuelto más lenta en diferentes periodos haciendo que en la era del Precámbrico (hace 1.5000 millones de años) los días duraran unas 19 horas. Además, hace 66 millones de años cuando los dinosaurios dominaban nuestro planeta pasaron a ser de 23 horas.

De hecho, un día en la Tierra dura exactamente 23 horas, 56 minutos y 4 segundos, pero esto es conocido como día sidéreo y en realidad se mide con la rotación terrestre.

Durante cientos de años, la humanidad se ha guiado por el día solar, el cual dura 24 horas a las que estamos acostumbrados en los calendarios y relojes.

Más allá de que la humanidad probablemente no pueda presenciar los días de 25 horas. Estos cambios si puede tener unos impactos a la hora de hacer predicciones climáticas y análisis astronómicos.

Con información de PlayGround

JE

Continuar leyendo

Ciencia

Una novedosa técnica de edición disminuye el colesterol en ratones sin alterar su ADN

La edición epigenética es una técnica que persigue alterar la expresión de los genes sin la necesidad de modificar la secuencia de ADN.

Publicado

en

Un equipo científico ha logrado, a través de una técnica de edición epigenética, disminuir a la mitad la concentración del colesterol circulante en la sangre de ratones de laboratorio, sin alterar el ADN y durante al menos un año.

La edición epigenética es una técnica que persigue alterar la expresión de los genes (activarlos o reprimirlos) sin la necesidad de modificar la secuencia de ADN, como hacen las técnicas de edición genética.

El nuevo estudio, publicado en Nature y liderado por investigadores italianos, demuestra la represión duradera de un gen que interviene en el control de los niveles de colesterol, sin necesidad de editar permanentemente el genoma.

Aunque se debe seguir investigando, los autores creen que su plataforma “podría sentar las bases para el desarrollo de este tipo de terapias”.

Alterar la expresión de genes implicados en enfermedades es prometedor para el tratamiento de enfermedades humanas. Los métodos de edición del genoma han tenido cierto éxito, pero se teme que romper el ADN para introducir cambios en la secuencia pueda dar lugar a mutaciones no deseadas o a una actividad inesperada fuera del objetivo, resume la revista.

La edición del epigenoma es una alternativa atractiva, pero el silenciamiento duradero de los genes objetivo ha sido difícil de conseguir.

Liderados por Angelo Lombardo, del Instituto San Raffaele Telethon de Terapia Génica, el equipo describe ahora un método para silenciar en ratones el gen Pcsk9, que produce la proteína Pcsk9 (esta promueve la degradación del receptor de las lipoproteínas de baja densidad, LDL, en sus siglas en inglés).

En ausencia de Pcsk9 aumenta la cantidad de receptor de LDL (que ya no es degradado) y, por consiguiente, es capaz de retirar de la sangre más LDL (o colesterol malo) circulante, lo cual provoca una disminución del colesterol en sangre.

Una sola administración de los modificadores epigenéticos consiguió silenciar de forma eficaz y duradera el gen Pcsk9 en ratones, reduciendo casi a la mitad los niveles circulantes de la proteína Pcsk9, durante un máximo de 330 días (cuando finalizó el experimento).

Los autores señalan que estos resultados son una prueba de concepto que justifica más investigaciones. Sugieren que, si se sigue evaluando, su plataforma puede sentar las bases para el desarrollo de terapias que utilicen el silenciamiento epigenético.

Se trata esta de una investigación preclínica, con modelos animales, que deberá proseguir con estudios en macacos y posteriores ensayos clínicos para validar y reproducir los resultados.

Para Marc Güell, coordinador del grupo de investigación en Biología Sintética Traslacional y profesor titular en la Universidad Pompeu Fabra, “se trata de un trabajo de fantástica calidad, realizado por un grupo que conozco bien y que es muy sólido y pionero en este campo de la edición epigenética”.

Este científico, que no participa en la investigación, ve muy interesante también el estudio a nivel conceptual. En este caso se desactiva de manera efectiva un gen sin cambiar ni una base del genoma.

“Es una modalidad de terapia avanzada muy nueva. Como siempre en estos casos habrá que seguir de cerca todos los tipos de toxicidad y eficacia a más largo término, pero el estudio da muy buenas sensaciones”, señala Güell en declaraciones recogidas por Science Media Centre, una plataforma de recursos científicos para periodistas.

Con información de López-Dóriga Digital.

JC

Continuar leyendo

Tendencia