Connect with us

Salud

¿Adicto a la tinta? Tatuajes podrían aumentar riesgo de padecer cáncer, según estudio

Según la investigación, depositar el pigmento del tatuaje en los ganglios linfáticos puede tener efectos a largo plazo sobre la salud.

Publicado

en

Los humanos han realizado tatuajes desde hace más de 5 mil años, pues se trata de un elemento de identidad social y personal, no obstante, la tinta que se usa en la actualidad suele contener sustancias químicas cancerígenas, por ejemplo, aminas aromáticas primarias, hidrocarburos aromáticos policíclicos y metales.

Esto, según un estudio de la profesora Christel Nielsen, quien pertenece a la Universidad de Lund, en Suecia. De acuerdo con el documento Los tatuajes como factor de riesgo de linfoma maligno: un estudio de casos y controles de base poblacional, el proceso también puede provocar una respuesta inmunológica al translocar la tinta desde el lugar de la inyección.

De acuerdo con Nielsen, se ha confirmado que el depositar el pigmento del tatuaje en los ganglios linfáticos, puede tener efectos a largo plazo sobre la salud, los cuales siguen sin explorarse.

Te recomendamos leer: https://blancoynegro.mx/internacional/salud/estudio-revela-avances-para-generar-celulas-madre-en-laboratorio-para-tratar-la-leucemia/

Para investigar más sobre ello, se utilizaron registros de la autoridad nacional sueca, con cobertura poblacional completa, para investigar la asociación entre la exposición a tatuajes y el linfoma maligno en general, así como los subtipos de linfoma.

De esta manera, se identificaron todos los casos de linfoma maligno diagnosticados entre 2007 y 2017 en personas de 20 a 60 años en el Registro Nacional de Cáncer de Suecia. Se tomaron muestras del Registro de Población Total de tres controles aleatorios emparejados por edad y sexo y se evaluó la exposición mediante un cuestionario para estimar la tasa de incidencia de linfoma maligno en personas tatuadas.

El estudio consideró una muestra de 11 mil 905 personas y los resultados arrojaron que las personas tatuadas tuvieron un mayor riesgo de padecer linfoma general, y éste aumentaba si el tatuaje tenía menos de dos años de haberse hecho. Sin embargo, aclararon que no hay evidencia de que se corra más riesgo entre una mayor superficie corporal tatuada.

Y, aunque los hallazgos sugirieron que la exposición a los tatuajes se asociaba con un mayor riesgo de linfoma maligno, hicieron un llamado a la comunidad científica y a las autoridades para llevar a cabo más investigación epidemiológica para establecer la causalidad de este padecimiento.

Con información de Milenio

Salud

¿Qué es la ceguera nocturna y cuáles son sus causas y peligros?

Si eres de los que tienen dificultad para ver de noche, podrías tener una condición llamada ceguera nocturna. Conoce cuáles son sus causas y los riesgos que representa.

Publicado

en

Manejar de noche puede ser una actividad muy difícil o incluso peligrosa para varias personas a las que se les dificulte ver en condiciones de poca luz. Transitar en la carretera o calles de la oscuridad y recibir la luz de los autos en dirección contraria puede deslumbrar y ocasionar accidentes. Esta es una condición de la vista denominada como ceguera nocturna o nictalopía.

¿La padeces? Te decimos qué es, cuáles son las causas y cómo reducir los riesgos.

¿Qué es la ceguera nocturna y qué la causa?

La ceguera nocturna no significa que la persona pierde la capacidad de ver en la oscuridad, sino que su visión no es buena, o la dificulta en gran medida.

Los ojos humanos se ajustan constantemente a la luz. En la oscuridad, las pupilas negras en el centro del ojo se dilatan, para que pueda entrar más luz y la reciba la retina. Este es un tejido en la parte trasera del ojo que alberga células como conos y bastones.

Las células de cono ayudan a las personas a ver los colores, mientras que los bastones se encargan de la oscuridad. En ocasiones, las primeras células se dañan por una enfermedad, lesión o por otra causa, lo que provoca que sea difícil ver de noche.

La ceguera nocturna no se trata de una enfermedad, pero sí puede ser un síntoma de otras afecciones.

De acuerdo de Harvard Health Publishing , menciona que existen diferentes causas que pueden provocar ceguera nocturna como tomar unos medicamentos como antidepresivos, antihistamínicos o antipsicóticos, ya que pueden afectar el tamaño de las pupilas y la cantidad de luz que entra en el ojo.

Las afecciones oculares que pueden causar nictalopía son:

  • glaucoma, una enfermedad que daña los nervios ópticos y los vasos sanguíneos del ojo.
  • cataratas, son áreas nubladas en el cristalino que distorsionan o bloquean el paso de la luz a través del cristalino.
  • síndrome del ojo seco, una afección crónica en la que no se producen suficientes lágrimas para mantener la lubricación ocular.

Otras causas pueden ser la miopía, la diabetes, falta de vitamina A o zinc, lesiones oculares, o retinitis pigmentaria.

No obstante, un factor que aumenta el riesgo de padecer ceguera nocturna y que no se puede controlar es la edad. Al envejecer, los ojos reaccionan más lentamente a los cambios de luz y la visión se deteriora. La Dra. Isabel Deakins, optometrista del Massachusetts Eye and Ear, en una publicación del Harvard Health Publishing, explica que “La cantidad de bastones en nuestros ojos disminuye, las pupilas se hacen más pequeñas y los músculos del iris se debilitan”.

Los peligros de la ceguera nocturna

La ceguera nocturna puede ser una condición que afecte el desempeño de actividades cotidianas y, en algunos casos, aumentar el riesgo de diferentes tipos de accidentes, como los automovilísticos, ya que el conductor no puede percibir los obstáculos en la carretera o camino, incluso la velocidad y cercanía de otros vehículos.

Las personas con nictalopía también pueden tener riesgos de caídas, especialmente si se trata de adultos mayores. En otro tipo de escenarios de emergencia, como un sismo, un incendio o un corte de energía por la noche, puede dificultar la evacuación segura.

¿Hay tratamiento?

La Clínica Oftalmológica de Penedés, explica que no hay una cura específica para la ceguera nocturna, ya que su causa varía y puede estar relacionada con varias enfermedades o condiciones. No obstante, se pueden tomar diferentes medidas para tratar las causas subyacentes a ella y mejorar la visión por la noche.

Estas son algunas recomendaciones:

  • Consumir suficiente vitamina A, ya que es esencial para una buena visión. La pueden encontrar en zanahorias, espinacas o en el hígado.
  • Proteger los ojos de forma adecuada. Ya sea al practicar algún deporte o trabajo que requiera algún equipo necesario, como en el día a día usar lentes de sol para evitar daños por la radiación.
  • Prevenir enfermedades como la diabetes.
  • Descansar los ojos después de realizar actividades que requieran concentración visual, como usar computadoras, teléfonos celulares o leer por periodos largos.
  • Realizar exámenes de la vista de forma regular y usar el tratamiento indicado.

¿Cómo reducir los riesgos de esta condición?

Para mantener una buena visión, es importante realizarse exámenes ópticos para conocer la condición ocular. Independientemente de la actividad que realice, así como conducir.

Pero si vas a manejar de noche, estas son algunas recomendaciones y medidas para que sea más segura:

  • Si usas lentes, limpia regularmente los cristales y evita que se generen rayones. Puedes asistir a un óptico para que les pula o cambiar cuando sea necesario.
  • Mantener limpios ambos lados del parabrisas delantero y trasero del auto, para que se puede ver lo más nítido posible.
  • Atenúe las luces del tablero para evitar el deslumbramiento.
  • No mirar directamente las luces que se aproximan.
  • Disminuir la velocidad al conducir.

Con información de Expansión

JE

Continuar leyendo

Salud

Cómo recuperar el sueño perdido en el fin de semana, según Harvard

El descanso es fundamental para la salud humana y la ciencia explica por qué.

Publicado

en

Una buena salud no solo se logra con alimentación balanceada y actividad física. El cuerpo humano precisa también de descanso por lo que dormir adecuadamente es fundamental y eso se vislumbra de inmediato cuando sufrimos algo de insomnio y al otro día cuesta comenzar con nuestra rutina.

Por lo general, durante la semana muchas personas no tienen un descanso como el que necesitan. Las largas rutinas laborales, sumadas a las actividades personales y de la familia pueden disminuir el tiempo que le dedicamos a dormir. Es por eso que cuando llega el fin de semana muchos optan por recuperar esas horas de sueño perdidas, y la ciencia paree avalarlo al relacionarlo con la salud.

Recupera el sueño perdido

El Instituto Mayo Clinic explica que la cantidad de horas de sueño que necesitamos depende de varios factores, especialmente de la edad. Aunque las necesidades a la hora de dormir varían significativamente entre individuos, expresa que hay que considerar estas pautas generales como la calidad del sueño, el embarazo y el envejecimiento.

Al respecto, desde la Fundación del Sueño de Estados Unidos precisan que las personas de entre 18 y 64 años de edad deben dormir entre 7 y 9 horas, mientras que los mayores de 65 años deberían hacerlo entre 7 y 8 horas. Si a ese dato le sumamos que la Organización Mundial de la Salud afirma que el 40% de la población mundial no duerme adecuadamente, estamos ante una situación que puede repercutir negativamente en nuestra salud.

Teniendo en cuenta estos datos, resulta interesante saber que desde la Universidad de Harvard afirman que el sueño perdido entre semana puede ser recuperado entre sábado y domingo. En este sentido, desde la Facultad de Medicina de Harvard recomiendan dormir más las noches del fin de semana.

Los expertos de la Universidad de Harvard hacen esta recomendación y destacan la necesidad de cambiar algunos hábitos entre semana para mejorar nuestro descanso. De todos modos, al llegar el fin de semana se puede aprovechar que existen menos obligaciones por cumplir para poder soñar y tener nuestro merecido descanso.

Con información de El Universal.

Continuar leyendo

Salud

¿Quieres mejorar tu condición física? Toma un día de descanso

Si sigues una rutina de entrenamiento, programar tiempo para que tu cuerpo se recupere puede evitar lesiones y mejorar tu desempeño.

Publicado

en

Mantenerse en forma requiere constancia, motivación y disciplina. Establecer una rutina y cumplirla. Pero estar en forma también implica romper esa rutina con regularidad y descansar lo suficiente. De hecho, elegir cuándo no hacer ejercicio puede ser tan importante como el propio ejercicio.

“La recuperación forma parte del proceso”, afirmó Justin Santos, entrenador jefe de Academy of Lions, un club deportivo de Toronto. “Descuidar el descanso es tan malo como saltarse un mes de entrenamiento”.

Ponerse en forma es un ciclo de fatiga y reparación. Y a medida que nos adaptamos, nuestro cuerpo se hace más fuerte, más rápido y más potente.

Para el visitante asiduo al gimnasio, puede resultar difícil saber exactamente cuánto descanso es el adecuado. ¿Qué constituye un buen día de descanso? ¿Estás descansado poco o demasiado?

Por qué necesitas descansar

El ejercicio provoca desgarros microscópicos en las fibras musculares y, mientras descansamos, esas fibras se reparan y se adaptan para hacerse más grandes y fuertes. Este proceso de adaptación, llamado supercompensación, es lo que nos permite correr más rápido, saltar más alto o levantar más peso.

“Es durante la fase de fatiga, cuando el cuerpo se recupera, cuando nos adaptamos al entrenamiento”, dijo Giles Warrington, profesor de rendimiento humano e innovación de la Universidad de Limerick en Irlanda.

Sin un descanso adecuado, los músculos no tienen tiempo de adaptarse, lo que frena el progreso e impide la mejora. Pero no toda la fatiga es igual, como tampoco lo es la recuperación.

En el caso del ejercicio aeróbico, como correr o saltar a la cuerda, “las adaptaciones son relativamente rápidas” y pueden producirse de la noche a la mañana, explicó Warrington. Después de un trote ligero, tu cuerpo probablemente estará listo para otra carrera a la mañana siguiente.

Para un entrenamiento de fuerza más potente o explosivo“el proceso de recuperación es más largo” y puede requerir uno o dos días. “En general, no conviene hacer días consecutivos de entrenamiento de fuerza”, dijo.

Dicho esto, no es necesario esperar hasta que tengas una recuperación del 100 por ciento para volver a hacer ejercicio, dijo Santos, especialmente si estás entrenando hacia una meta, como correr un maratón. Algunos relojes inteligentes y tecnologías ponibles, como el Apple Watch y el Whoop, que registran la calidad del sueño, pueden puntuar tu nivel de preparación, aunque la precisión varía.

Si solo estás haciendo ejercicio para seguir el ritmo de los niños o envejecer con gracia, recomendó permanecer en lo que se siente como una recuperación al 80 por ciento —donde puedes sentir el entrenamiento anterior un poco, pero no afecta el rendimiento.

Si te estás entrenando para una carrera o para escalar una montaña, recomienda trabajar con algo de dolor para empujar a tu cuerpo a mejorar más rápidamente. Si quieres, por ejemplo, correr 10 kilómetros más rápido, es mejor que los tiempos de recuperación sean más cortos.

Cómo incorporar el descanso a la rutina

Si haces ejercicio tres o menos veces por semana, es probable que no necesites más días de descanso; en realidad, puede que necesites entrenar más a menudo. Intenta incorporar otras formas de actividad física a tu rutina, ya sea jugar al frisbee o hacer una caminata a paso ligero, explicó Scott Panchik, antiguo atleta de los CrossFit Games quien ahora dirige un gimnasio en Mentor, Ohio.

“Si quieres mejorar en algo, necesitas descansar cuatro o cinco días”, señaló.

Los días de descanso no deben ser completamente sedentarios. “Recuperarse no significa no hacer absolutamente nada”, advirtió Warrington. La recuperación activa, que incluye ejercicios cardiovasculares de bajo impacto, como un trote ligero, una larga caminata o un juego como el pickleball, ha demostrado ser muy eficaz para promover la recuperación.

Panchik dijo que su receta consiste en tres días de ejercicio, un día de descanso, seguido de dos días de ejercicio, un día de descanso (y repetir). En sus días libres, da largos paseos o hace ejercicios cardiovasculares ligeros.

“He probado descansar menos”, dijo, “y eso lleva al sobreentrenamiento y a las lesiones”.

Otra forma de saber si necesitas más días de descanso es tu disposición en general.

“El estado de ánimo parece ser el marcador más fiable del sobreentrenamiento”, afirmó Christie Aschwanden, autora de Good to Go: What the Athlete in All of Us Can Learn from the Strange Science of Recovery.

Si te despiertas sintiéndote irritable o de mal humor, o si de repente te resistes a hacer una forma de ejercicio que normalmente te encanta, probablemente ha llegado el momento de tomarte un día de descanso.

Si no quieres descansar, hazlo de todos modos

Para quien ama hacer ejercicio, puede ser difícil tomarse un descanso. “Descansar puede ser muy duro para algunas personas”, dijo Arielle Loewen, atleta profesional de Crossfit.“Puede ser difícil sentir que estás haciendo lo suficiente. Requiere mucha paciencia”.

Obligarte a tomar un día de descanso es fundamental para mantener un hábito de ejercicio a largo plazo. “Si no te tomas un día de descanso”, dijo Loewen, “tu cuerpo te obligará a tomarte uno”.

Por último, es importante acostarse lo suficientemente temprano antes y después del entrenamiento“El sueño es probablemente la herramienta más poderosa de nuestro kit de herramientas de recuperación”, dijo Warrington.

Con información de Vanguardia Mx.

Continuar leyendo

Tendencia

Copyright © 2024 Todos los derechos reservados Blanco y Negro Noticias