Deja Semana Santa cientos de iguanas muertas en el Estado de Oaxaca

Mexico
Tipografía

A punto de concluir la tan popular Semana Santa, una especie endémica e inofensiva, y en peligro de extinción, son sacrificadas sin compasión.

La cruel costumbre, se vive y se asume de manera tradicional en esta etapa del año en la localidad oaxaqueña de Juchitán. Los conocidos tamales de iguana se consumen en cuaresma por los habitantes de esta zona, situada al al suroeste del país, y en toda la región del Istmo de Tehuantepec.

Las críticas y advertencias de líderes y grupos ambientalistas no se han hecho esperar. Sin embargo, en un país multicultural y religioso como México,  la tradición muchas veces se sobrepone a la razón.

Según las estadísticas, se consumen en estas festividades religiosas aproximadamente 500 iguanas diarias en los restaurantes y locales gastronómicos.

Estos platillos se consumen durante la cuaresma en la localidad oaxaqueña de Juchitán, Desde el pasado Domingo de Ramos la demanda se dispara hasta alcanzar 500 iguanas diarias en el mercado de la localidad.

Los tamales de iguana, es considerado un majar para los zapotecas desde tiempos antiguos. Se preparan en esta época del año ya que las hembras se encuentran desovando (los huevos también se comen).

Dos tipos de iguana son utilizados en la elaboración del platillo, la verde y la negra; esta última es la más consumida. El precio por unidad ronda los 25 pesos (1,1 euros al cambio). La iguana y los huevos del reptil tienen una alta demanda para preparar otros platillos durante casi todo el año.

Un dato curioso es que no solo los vivos se deleitan con este platillo. El Domingo de Ramos, los habitantes de Juchitán celebran este festín de cuaresma con sus ancestros cuando los visitan en los panteones, adonde acuden a limpiar las tumbas de sus predecesores y comer con ellos. Es una manera de agradecer la visita que las ánimas de los muertos llevaron a cabo el 30 y 31 de octubre.

¿Tradición, cultura…masacre? ¿Qué opinas tú?