Túneles, barricadas, cuatrimotos y escudos humanos: las inauditas estrategias de escape del “Marro”

Mexico
Tipografía

El presunto líder criminal del Cártel de Santa Rosa de Lima había logrado escapar a varios operativos federales que buscaban capturarlo desde hace ya varios años

José Antonio Yepez, alias el “Marro”, presunto líder criminal del Cártel de Santa Rosa de Lima, fue detenido el pasado 2 de agosto en Guanajuato, pero antes de esa fecha había logrado escapar a varios operativos federales que buscaban capturarlo desde hace ya varios años.

Al parecer el “Marro” construyó túneles y brechas como parte de una serie de rutas de escape que utilizaba para librarse de las autoridades, de acuerdo con información presentada por Reforma, aunque no se detalla mucho más sobre esta presunta red de túneles.

Las múltiples casas en que se escondía solían tener al menos dos salidas diferentes, comúnmente con alguna cuatrimoto con las que podía agilizar su huida por pequeñas brechas de terracería sobre las que difícilmente podía ser seguido por los vehículos del Ejército.

En uno de sus últimos escapes exitosos, algunos testigos señalan que tuvo que aventarse de una barda o que logró huir luego de saltar por la azotea de una vivienda vecina, cojeando y con dificultad para correr.

El Cártel de Santa Rosa de Lima, presuntamente liderado por Yepez, había organizado una red de “halcones” que alertaban de la presencia de operativos del ejército y salían a la calle para frenarlos y darle tiempo al capo para que pudiera darse a la fuga.

Sus escapes eran apoyados por la gente de las comunidades locales en las que se refugiaba el líder criminal en los alrededores de la ciudad de Celaya. La gente que trabajaba para él, tenía la obligación de informar sobre cualquier movimiento extraño.

El grupo criminal llegó a controlar los accesos a las poblaciones donde habitaba, y en las que se escondía. No había forma de entrar sin que él lo supiera. En varias ocasiones los pobladores impedían el paso de las fuerzas policiales y del Ejército, colocando obstáculos y barricadas en los caminos.

Un video de febrero de este año muestra como los pobladores de la comunidad de Santa Rosa de Lima cerraban el paso a una camioneta del Ejército, y lanzaban insultos contra ellos: “Órale, a chingar a su madre, no los queremos aquí”, gritaban.

**Pie: Pobladores impiden el acceso del Ejército a una zona controlada por el líder “huachicolero” José Antonio Yepez Ortiz, conocido como “El Marro”.

En esta especie de “huelgas” se mandaba por delante a las mujeres, adultos mayores y hasta niños, para disuadir a las autoridades de usar la fuerza y así evitar enfrentamientos u obligarlos a que se retiren del lugar.

También recurrían a la estrategia de prender fuego a lo que se encontraran para que el humo provocado por las llamas impidiera la visibilidad de los helicópteros del Ejército, que sobrevuelan la zona en busca de bodegas donde esconden combustible robado. o prendiendo.

Además, la propia Fiscalía General de la República (FGR) acusó de que el grupo criminal contaba con el apoyo de policías federales y de agentes policiacos locales de varios municipios del estado de Guanajuato, a través de los cuales pudo haber sido alertado para alcanzar a huir de los operativos que buscaban capturarlo.

Entre los municipios sobre los que el Cartel de Santa Rosa de Lima ejercía su inflencia sobre las autoridades policiales se encuentran Celaya, Apaseo el Grande, Apaseo el Alto, Juventino Rosas, Villagrán, Salamanca, Salvatierra, Irapuato y León.

Información de Infobae.