Jet comercial supersónico de la Nasa hará de Los Ángeles a Tokio menos de 3 horas

Internacional
Tipografía

El asociación con Aerion y empresas privadas como General Electric, el AS3 prevé alcanzar Mach 4+ para vuelos comerciales ordinarios.

El carácter resiliente del ser humano es maravilloso y por ejemplo, en momentos en que viajar no es lo más recomendable, Aerion junto a la Nasa están trabajando Centro de Investigación Langley para hacer realidad un jet supersónico que alcance Mach 4+, pero para el escenario comercial.

Y parece que la ambas compañías han comenzado a lograr su propósito, por lo tanto sería posible llegar de Los Ángeles a Tokio en menos de tres horas, cuando un vuelo comercial típico demora aproximadamente 11 horas.

Apodado el AS3, de acuerdo a Aerion, el jet supersónico puede alcanzar velocidades de entre 2,300 y 3,800 millas por hora (o unos 6,115 km/h), transportando a 50 pasajeros a unos 13,000 kilómetros de distancia.

Según un video de Aerion, su director ejecutivo, Tom Vice, dice que la visión de la empresa “es construir un futuro en el que la humanidad pueda viajar entre dos puntos de nuestro planeta en tres horas.

“El vuelo supersónico es el punto de partida, pero es solo eso: el comienzo. Para revolucionar verdaderamente la movilidad global como la conocemos hoy, debemos traspasar los límites de lo que es posible”, sostiene Vice.

Si bien la conceptualización y el modelo final del AS3 aún están en curso, la compañía prevé publicar más detalles a finales de este año.

En este sentido, se espera que llegue antes al mercado su predecesor, el AS2, otro avión de pasajeros supersónico que promete volar de ocho a 12 pasajeros entre Nueva York y Londres en 4.5 horas.

El vuelo inaugural del AS2 está programado para 2024, con planes para ingresar al terreno comercial en 2026.

Vale mencionar que grandes nombres de la industria tecnológica se han asociado con Aerion para el AS2, incluido Genetal Electric, que produce el motor supersónico, y Honeywell, encargada de diseñar el cabina y la estructura de la aeronave.

Una de sus características más destacadas de su diseño es que el AS2 vuela de manera supersónica sobre la tierra y el sonido que emite su impulsor escapa hacia la atmósfera, lo que lo hace menos ruidoso, a diferencia del resto de las aeronaves de su tipo.

Nasa prueba otro jet supersónico silencioso

Y para ello es donde Aerion, en el máximo de los secretos, es donde estaría trabajando con la Nasa, para reducir la huella sonora en cada jet supersónico, de aquí a su implementación a nivel comercial.

Para ello se han implementado pruebas en los desiertos del sur de California, donde los principales hitos de la aviación han estado marcados durante mucho tiempo por las vistas y los sonidos únicos del vuelo.

Desde la ruptura de la barrera del sonido por el difunto Chuck Yeager en 1947, hasta la aproximación y el aterrizaje de los transbordadores espaciales en el Centro de Investigación de Vuelo Armstrong de la Nasa en Edwards, y hasta el día de hoy, un sonido reconocible en cada jet de Mach 3+ es el boom sónico.

Éste, es un sonido fuerte, a veces hasta alarmante, que escuchamos en tierra cuando un avión vuela más rápido que la velocidad del sonido, también llamado velocidad supersónica.

La Nasa, durante décadas, ha liderado el esfuerzo por estudiar este tipo de explosiones sónicas, cuyo volumen se considera la barrera clave para permitir un futuro para los aviones supersónicos comerciales terrestres.

En este sentido, la agencia da a conocer en su web, que se encuentra dedicada al desarrollo de esta tecnología igual de potente pero proporcionalmente menos ruidosa, con el avión X-59 Quiet SuperSonic Technology (QueSST), el cual comenzaría a surcar el cielo en 2022.

Si bien la Nasa volará el X-59 sobre comunidades de los Estados Unidos, a partir de 2024 para analizar la percepción y la aceptabilidad del público del vuelo supersónico silencioso, la agencia primero deberá demostrar que el avión X cero contaminante auditivo.

Para hacer esto, la agencia medirá el sonido de los golpes sónicos en el desierto de Mojave utilizando tecnología de vanguardia: un nuevo sistema de grabación en tierra de última generación.

La Nasa ha contratado a Crystal Instruments de Santa Clara, California, cuyo sistema de grabación de boom sónico de alta fidelidad en 32 bits floating points es capaz de proporcionar los datos necesarios para que la agencia valide la firma acústica del X- 59 y el próximo AS3.

Con información de Forbes