Chris López, 'oferta' candidaturas para el 2018 a cambio de apoyo para continuar en el cargo

Política
Tipografía

Reza Ochoa le tiene miedo a Beltrones, por eso no lo quita

La desbandada de militantes del PRI así como el grave descontento de varios grupos y corrientes al interior de ese partido en contra de su dirigencia en el Estado, se considera como un hecho eminente la salida de Chris López Alvarado de este cargo pues ha demostrado ser un inepto y mal operador para unificar al priismo bajacaliforniano, y más considerando que desde la misma dirigencia nacional no le envían recursos económicos para hacer frente tanto a gastos operativos como a sueldos de empleados y por si fuera poco lo anterior, carga bajo su responsabilidad la derrota de las pasadas elecciones locales que pudieran repetirse el año entrante con las federales de continuar en el cargo.

Ya son muchas las quejas y denuncias que se han hecho llegar al líder nacional del PRI Enrique Reza Ochoa para que “quite este remedo de político” que es considerado como un “junior prepotente, insolente y mentiroso”  cuya incapacidad ya ha quedado evidenciada y pese a eso todavía pretende perpetuarse en el cargo, ofertando las candidaturas a diputados federales y senadores para las elecciones del 2018 ofreciéndolas a ciertos líderes de grupos al interior de ese instituto políticos con influencias sobre los consejeros políticos, quienes serán los que habrán de elegir o ratificar al próximo presidente del tricolor en Baja California.

Para muchos militantes priistas, Chris López Alvarado tiene “secuestrado al PRI en Baja California” valiéndose del apoyo que le brinda el coordinador de los diputados federales de esta fracción en el Congreso de la Unión, Manlio Fabio Beltrones, con quien “se cobija, corre y se queja” cada vez que la situación se le pone grave con la estructura que exige ya un relevo en la dirigencia estatal y en los cinco municipios pues son muchos “los tiradores que buscan ocupar su lugar, y que indudablemente con más y mejor capacidad que él para sacar adelante  al partido en las elecciones del 2018.

Pero lo que más molesta a la militancia priista del Estado, es el hecho de que su dirigente nacional Enrique Reza Ochoa visite la entidad sin siquiera reunirse con la estructura o los cuadros medios, personaje al que cuidan y protegen con exageración y que poco le importa lo que sucede que el partido a su cargo en Baja California, mientras que Chris López Alvarado desempeñe muy bien su cargo de “dama de compañía, endosada por Manlio Fabio Beltrones” no hay tiempo para convocar a elecciones para renovar la dirigencia en el Estado.

Por lo tanto al líder nacional como al estatal poco o nada les importa la desbandada de militantes importantes de su partido, minimizándolos como su ausencia en nada le habrá de afectar al PRI.