El proceso electoral en Baja California, que se inició el último domingo de marzo y en el cual seis candidatos buscan sustituir al gobernador panista Francisco Vega –uno de los mandatarios más impopulares–, se realiza en un escenario de desmoronamiento de los partidos políticos. Analistas locales consultados por Proceso ponen el acento en la fractura de Morena, que optó por el empresario Jaime Bonilla en lugar de Jaime Martínez Veloz, quien ahora compite arropado por el PRD. Con esa maniobra, dicen, es difícil que Morena termine con 30 años de panismo en esa entidad.

Más artículos...