Alzheimer, enfermedad que termina con la autonomía

Salud
Tipografía

Los signos incluyen el olvido de eventos o conversaciones recientes y a medida que el padecimiento progresa, la persona presentará un grave deterioro de la memoria.

La enfermedad del Alzheimer, es un trastorno neurodegenerativo que provoca que las células del cerebro se degeneren y mueran, lo que ocasiona un deterioro progresivo en la capacidad para procesar el pensamiento, que comprende la memoria, orientación, lenguaje, aprendizaje, comportamiento y habilidades de una persona. 

Los signos tempranos de la enfermedad incluyen el olvido de eventos o conversaciones recientes y a medida que la enfermedad progresa, la persona con Alzheimer presentará un grave deterioro de la memoria, perdiendo la capacidad para llevar a cabo las tareas cotidianas.

Lilia Ochoa, directora del Centro Alzheimer de La Laguna, manifiesta que este padecimiento va en incremento, debido a que no es atendido, es por eso que a través de instituciones como la que representa, se trabaja para que se brinde la importancia que requiere el problema de la demencia, sobre todo en los adultos mayores, pues cada tres segundos se detecta a una persona con demencia en el mundo. 

Asegura que existe desinformación sobre el tema, ya que muchas personas tienen la creencia que porque ya está viejo es distraído y se le olvidan las cosas. 

Las personas que acuden al Centro de Alzheimer son valoradas, ya que la enfermedad lo primero que afecta, es la memoria inmediata, pues existen personas que recuerdan cuando eran niños, pero no las actividades recientes, por lo que es importante reconocer estás señales de alarma.

“Hay olvido, se vuelven muy repetitivos, empiezan a guardar cosas, por ejemplo el teléfono lo guardan dentro del refrigerador o la carne en el closet, hacen ese tipo de cosas que son señales de alarma, llegan a su casa y de pronto no la reconocen”. 

La directora del Centro Alzheimer de La Laguna, manifiesta que la enfermedad se presentaba en su mayoría después de los 70 años, sin embargo, en los últimos años los síntomas se empiezan a presentar en edad más tempranas, incluso en personas de 50 y 60 años que son jóvenes para presentar este padecimiento que va en incremento, tanto en edad como en cantidad. 

Atención de la enfermedad 

Si bien es cierto, la demencia y el Alzheimer es una enfermedad crónico degenerativa, incurable de la que todavía se desconoce exactamente qué la origina, se puede retardar temporalmente su progreso a través de terapias y fármacos.

La directora del Centro Alzheimer de La Laguna, manifiesta que lo ideal es empezar las terapias cuando está comenzando la enfermedad, ya que es el momento en el que se le puede ayudar a conservar por más tiempo su independencia y su autonomía.

Muchas ocasiones los familiares se niegan a creer que es la enfermedad y lo asocian a la edad, por lo que ya los llevan cuando están en una etapa avanzada. 

“Se trata de ayudarles a conservar las habilidades que aún tengan, pero el mejor tiempo es cuando está en las primeras etapas, que es cuando se pueden conservar independientes, que vayan al baño, que se cambien, que coman, que socialicen”. 

El Centro de Alzheimer de La Laguna tiene ya 21 años ofreciendo el servicio a las personas que así lo requieran. Actualmente cuenta con 20 pacientes, pues durante la pandemia se vieron obligados a cerrar y prestar el servicio en línea. 

Luego de la pandemia, asegura que fue difícil el regreso, debido a que solo se contaba con 10 pacientes, sin embargo a un año de haber reiniciado las actividades se ha duplicado en número. 

Dentro de los programas de atención especializada que se otorgan para atender el Alzheimer o algún tipo de demencia se ofrecen terapias de estimulación cognitiva, neuroestimulación, se les brinda terapia física, gimnasia cerebral, ludoterapia, entre otras. 

Explica que cuando llega la persona al Centro Alzheimer, es porque el familiar cree, sospecha o ya tiene un diagnóstico de la enfermedad, se hace una valoración integral que lleva a cabo el médico y la psicóloga, quien es la que trabaja con los programas y determina con qué tipo de terapias se va a trabajar. 

“Recibimos gente que apenas está comenzando la enfermedad en etapa leve o a lo mejor ya moderado, o de moderado pasando a severo, es así como se va haciendo la división de los grupos, porque se trabaja conforme al deterioro que tengan”. 

De igual manera, se trabaja con grupos de apoyo para las familias y cuidadores, a los que se les ofrece apoyo emocional e informativo, se comparten experiencias y problemas derivados del cuidado del enfermo con demencia.

Con informac¡ón de Milenio

tijuana principal