Connect with us

Ciencia

Los infieles casados no se arrepienten de engañar a su pareja, según estudio

90% de los encuestados afirmó que el engaño no afectó negativamente a su matrimonio, y el 80% dijo que se sentían más felices y satisfechos después de la aventura

Publicado

en

A menudo se cree que las personas que son infieles dentro del matrimonio pueden cargar con una gran culpa, pero no es así; ya que un estudio en la Universidad Johns Hopkins de Baltimore, Estados Unidos, sobre la psicología de la infidelidad, demostró que las personas casadas que son infieles a sus parejas no tienen un gran remordimiento.

Dicho estudio se publicó en la revista ‘Archives of Sexual Behaviour’, y se basó en una encuesta realizada a gente que utiliza una plataforma en la que buscan relaciones matrimoniales llamada Ashley Madison.

¿Qué encontró el estudio?
Según el estudio, el 90% de los encuestados afirmó que el engaño no afectó negativamente a su matrimonio, y el 80% dijo que se sentían más felices y satisfechos después de la aventura.

Además, el informe encontró que las personas que tenían relaciones extramatrimoniales eran más propensas a tener una relación feliz y satisfactoria con su cónyuge, en comparación con aquellos que no lo hacían.

‘En los medios populares, los programas de televisión, las películas y los libros, las personas que tienen aventuras tienen esta intensa culpa moral y no vemos eso en esta muestra de participantes’-aseguró el autor principal, Dylan Selterman, profesor asociado en el Departamento de la Universidad Johns Hopkins de Ciencias Psicológicas y Cerebrales que estudia las relaciones y la atracción.

¿Qué dice sobre las personas casadas?
Estos hallazgos pueden parecer sorprendentes, pero los investigadores señalan que la mayoría de las personas que tienen aventuras extramatrimoniales lo hacen por razones emocionales en lugar de físicas.

El estudio sugiere que la infidelidad puede ser una forma de mejorar la calidad de vida de las personas en pareja, siempre y cuando se haga de manera responsable y con el consentimiento de ambas partes.

Los investigadores realizaron este estudio para comprender mejor las experiencias psicológicas de quienes buscan y tienen relaciones extramatrimoniales. Trabajando con investigadores de la Universidad de Western Ontario, Selterman encuestó a casi 2,000 usuarios activos de Ashley Madison, antes y después de tener aventuras amorosas.

¿Por qué se da la infidelidad, según el estudio?
Se preguntó a los participantes sobre el estado de su matrimonio, por qué querían tener una aventura y sobre su bienestar general. Los encuestados, generalmente hombres y de mediana edad, informaron altos niveles de amor por sus parejas, pero bajos niveles de satisfacción sexual.

La insatisfacción sexual fue la motivación más citada para tener una aventura, junto con otras motivaciones, incluido el deseo de independencia y variedad sexual. Los problemas fundamentales con la relación, como la falta de amor o la ira hacia un cónyuge, se encontraban entre las razones menos citadas para querer ser infieles.

Conclusiones del estudio
Los investigadores sugieren que la infidelidad no se realiza necesariamente cuando hay problemas serios en el matrimonio, sino que las personas buscan aventuras porque quieren tener experiencias sexuales nuevas y excitantes.

‘Los participantes buscaron aventuras porque querían experiencias sexuales emocionantes y novedosas, a veces porque no sentían un fuerte compromiso con sus parejas, más que por una necesidad de satisfacción emocional’-indicó el informe.

Con información de Vanguardia Mx.

JR

Ciencia

Una novedosa técnica de edición disminuye el colesterol en ratones sin alterar su ADN

La edición epigenética es una técnica que persigue alterar la expresión de los genes sin la necesidad de modificar la secuencia de ADN.

Publicado

en

Un equipo científico ha logrado, a través de una técnica de edición epigenética, disminuir a la mitad la concentración del colesterol circulante en la sangre de ratones de laboratorio, sin alterar el ADN y durante al menos un año.

La edición epigenética es una técnica que persigue alterar la expresión de los genes (activarlos o reprimirlos) sin la necesidad de modificar la secuencia de ADN, como hacen las técnicas de edición genética.

El nuevo estudio, publicado en Nature y liderado por investigadores italianos, demuestra la represión duradera de un gen que interviene en el control de los niveles de colesterol, sin necesidad de editar permanentemente el genoma.

Aunque se debe seguir investigando, los autores creen que su plataforma “podría sentar las bases para el desarrollo de este tipo de terapias”.

Alterar la expresión de genes implicados en enfermedades es prometedor para el tratamiento de enfermedades humanas. Los métodos de edición del genoma han tenido cierto éxito, pero se teme que romper el ADN para introducir cambios en la secuencia pueda dar lugar a mutaciones no deseadas o a una actividad inesperada fuera del objetivo, resume la revista.

La edición del epigenoma es una alternativa atractiva, pero el silenciamiento duradero de los genes objetivo ha sido difícil de conseguir.

Liderados por Angelo Lombardo, del Instituto San Raffaele Telethon de Terapia Génica, el equipo describe ahora un método para silenciar en ratones el gen Pcsk9, que produce la proteína Pcsk9 (esta promueve la degradación del receptor de las lipoproteínas de baja densidad, LDL, en sus siglas en inglés).

En ausencia de Pcsk9 aumenta la cantidad de receptor de LDL (que ya no es degradado) y, por consiguiente, es capaz de retirar de la sangre más LDL (o colesterol malo) circulante, lo cual provoca una disminución del colesterol en sangre.

Una sola administración de los modificadores epigenéticos consiguió silenciar de forma eficaz y duradera el gen Pcsk9 en ratones, reduciendo casi a la mitad los niveles circulantes de la proteína Pcsk9, durante un máximo de 330 días (cuando finalizó el experimento).

Los autores señalan que estos resultados son una prueba de concepto que justifica más investigaciones. Sugieren que, si se sigue evaluando, su plataforma puede sentar las bases para el desarrollo de terapias que utilicen el silenciamiento epigenético.

Se trata esta de una investigación preclínica, con modelos animales, que deberá proseguir con estudios en macacos y posteriores ensayos clínicos para validar y reproducir los resultados.

Para Marc Güell, coordinador del grupo de investigación en Biología Sintética Traslacional y profesor titular en la Universidad Pompeu Fabra, “se trata de un trabajo de fantástica calidad, realizado por un grupo que conozco bien y que es muy sólido y pionero en este campo de la edición epigenética”.

Este científico, que no participa en la investigación, ve muy interesante también el estudio a nivel conceptual. En este caso se desactiva de manera efectiva un gen sin cambiar ni una base del genoma.

“Es una modalidad de terapia avanzada muy nueva. Como siempre en estos casos habrá que seguir de cerca todos los tipos de toxicidad y eficacia a más largo término, pero el estudio da muy buenas sensaciones”, señala Güell en declaraciones recogidas por Science Media Centre, una plataforma de recursos científicos para periodistas.

Con información de López-Dóriga Digital.

JC

Continuar leyendo

Ciencia

Descubren otra consecuencia mortal del cambio climático

El cambio climático está impulsando la fusión del permafrost. Esto supone riesgos conocidos, pero también otros menos meditados, como la liberación de un gas muy cancerígeno, llamado radón.

Publicado

en

Con todos los récords de temperaturas que se han batido en los últimos meses, es normal hacer un repaso a todos los efectos del cambio climático. Las olas de calor y las precipitaciones y las sequías extremas ya las estamos viendo, pero eso es solo el principio. Poco a poco iremos viendo daños colaterales poco conocidos, que pueden llegar a ser terroríficos. Uno de ellos, sin duda, es la fusión del permafrost. 

Se define así al conjunto de tierra, rocas y sedimentos amalgamados con un hielo que no se ha derretido en al menos dos años. Por lo tanto, hace referencia a una capa permanentemente congelada, que lógicamente se encuentra en los lugares más fríos de la Tierra. El problema es que el cambio climático también está llegando a esos lugares, por lo que ese hielo poco a poco se irá derritiendo, liberando lo que hay bajo él. Se ha hablado mucho sobre la posibilidad de que se liberen microorganismos altamente patógenos, para los que nuestros sistemas inmunitarios no están preparados. Pero eso no es todo. También podrían liberarse grandes cantidades de un gas altamente radiactivo y cancerígeno.

Este gas es el radón. Se encuentra naturalmente bajo la superficie terrestre y, generalmente, sale al exterior a niveles que no son preocupantes. Al aire libre se disipa con rapidez, pero en los edificios sí que puede acumularse, llegando a ser muy peligroso. Por eso, es muy importante conocer los niveles que salen al exterior en zonas concretas de la Tierra. Un estudio de 2022 demostró que en el Ártico la liberación de radón a causa de la fusión del permafrost podría ser catastrófica. Y es que, allí, se unirían varios factores que podrían acabar con la muerte de muchos de sus habitantes.

¿De dónde sale el radón?

El radón que se encuentre bajo la superficie terrestre procede principalmente de la descomposición del uranio presente en algunas rocas. También se puede encontrar en el agua subterránea. Por todo esto, este gas se va formando y liberando continuamente a través de la superficie terrestre.

En los edificios puede penetrar a través de pequeñas grietas, acumulándose en su interior. Es una de las razones por las que es tan importante la ventilación. La cantidad de radón dependerá de la composición geológica de la zona, ya que no todas las rocas tienen uranio y, las que lo poseen, no lo tienen en la misma cantidad. 

Pero en el caso de las zonas heladas, la fusión del permafrost añade un factor inquietante, que no se ha estudiado lo suficiente y que, con el cambio climático tan avanzado, debería empezar a tenerse en cuenta. 

Los peligros del radón por la fusión del permafrost

El permafrost, en lo referente al radón subterráneo, es un arma de doble filo. Por un lado, actúa como escudo para evitar su liberación. Pero, precisamente por eso, también favorece su acumulación. Si no puede salir fuera, se va acumulando a medida que el uranio de las rocas se descompone.

De hecho, se calcula que la concentración de radón en las zonas cubiertas por permafrost aumenta 12 veces en comparación con las superficies no heladas con una misma composición geológica. Como consecuencia, la fusión de ese permafrost puede traer muchos problemas a la población cercana.

Según las investigaciones sobre sus efectos, el radón es la segunda causa principal de cáncer de pulmón después del tabaquismo. Además, el propio tabaco crea sinergias con el radón, de manera que los fumadores tienen una probabilidad mucho mayor de enfermar si se exponen a este gas. Teniendo en cuenta que en el Ártico la tradición de fumar sigue muy arraigada y hay una gran cantidad de fumadores, los riesgos para la salud serían aún mayores.

Se ha visto que todo esto se multiplica en los edificios con sótano, ya que es por ahí, si no está bien sellado, por donde entra la mayor proporción de radón. Por lo tanto, ahora que el cambio climático está empezando a mostrar su crueldad, esto es algo que también se debe contemplar.

Si las predicciones no cambian, para 2050 se habrá perdido un 42% del permafrost circumpolar ártico. Eso supone la liberación de peligros imaginables e inimaginables. Al menos, deberíamos empezar a prepararnos para los que sí se pueden imaginar. 

Con información de Hipertextual.

JR

Continuar leyendo

Ciencia

Superar 2 ºC de calentamiento global causaría un deshielo importante en el hielo antártico

Si el calentamiento global supera los 2 ºC, aceleraría el deshielo de la plataforma de hielo Filchner-Ronne, lo que provocaría una subida en el nivel del mar.

Publicado

en

La plataforma de hielo Filchner-Ronne, la segunda más grande de la Tierra, es un inmenso bloque de hielo que se extiende por el sur del mar de Weddell, en la Antártida, y que, aunque cada año se derrite a mayor velocidad, aún está “relativamente estable”.

Pero si el calentamiento global supera los 2 ºC en comparación con el periodo preindustrial, las aguas profundas de la Fosa Filchner, bajo el hielo, se calentarían, lo que aceleraría el deshielo de la plataforma y provocaría “una subida sustancial del nivel global del mar”.

Así lo advierte un artículo publicado este martes en la revista Communications Earth & Environment, realizado por científicos del Instituto Alfred Wegener de Investigación Polar y Marina de Alemania.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores han modelado los efectos que tendrían sobre la temperatura del agua en el mar de Weddell algunos de los escenarios de emisiones planteados por el IPCC (el panel mundial de expertos sobre el cambio climático) para el mundo entre 2050 y 2100.

Los autores recuerdan que aún puede evitarse un calentamiento significativo del agua del mar de Weddell si se cumple el objetivo de 2 °C de temperatura del Acuerdo de París pero, si se superase este límite -advierten-, esto causaría “el calentamiento significativo y el consiguiente deshielo de la plataforma de hielo Filchner-Ronne”, que todavía está “relativamente estable”.

La plataforma de hielo Filchner Ronne, con aproximadamente 430 mil km2 (casi el tamaño de España), cubre la parte meridional del mar de Weddell.

Por debajo, en la parte oriental de la plataforma, se encuentra la Fosa Filchner, una zona de aguas más profundas (de hasta mil 600 metros de profundidad en algunos puntos).

En esta fosa, la temperatura del agua está regulada por la corriente costera antártica, que hace que una cantidad variable estacional de agua profunda caliente fluya hacia la fosa.

Los periodos de tiempo en los que entra un mayor volumen de agua en esta fosa se conocen como ‘pulsos’ y se han relacionado con el aumento de la fusión de la base de la plataforma de hielo superior, aunque no está claro exactamente cuándo y con qué frecuencia se producen.

El equipo modelizó cómo cambiaba la cantidad de agua cálida profunda que entraba en la Fosa Filchner entre 2015 y 2100, en cuatro escenarios climáticos diferentes anticipados por el IPCC.

En el mejor escenario (SSP1, que cumple el umbral del acuerdo climático de París de no rebasar los 2 °C de calentamiento global), la frecuencia de los pulsos aumentó, y la temperatura media en la depresión subió 0,5 °C por encima de la media de 1850-2014 para 2100.

Pero, entre cada pulso, la temperatura en la depresión volvió a acercarse a la media de 1850-2014, lo que limitó la fusión de la plataforma de hielo.

En los demás escenarios, en los que el aumento de la temperatura media global era mayor, los pulsos aumentaban en frecuencia hasta que la depresión se llenaba de aguas profundas cálidas durante todo el año.

El estudio concluye que se produjera este aumento de la temperatura del agua en la fosa, “se produciría un fuerte incremento de la tasa de fusión de la base de la plataforma de hielo Filchner Ronne”, lo que supondría “una contribución significativamente mayor a la subida global del nivel del mar”.

Con información de López-Dóriga Digital.

JC

Continuar leyendo

Tendencia